El mangaka odia tanto la versión gringa de Goku como nosotros.

Es de sobra conocido que Hollywood, nunca ha entendido al anime japonés, mucho menos al manga. Pruebas de esto hay muchas, desde la reciente Ghost in the Shell, hasta la aberración del 2009 llamada Dragon Ball Evolution. Esta última es quizá la que más nos duele por la cercanía que tiene con nosotros las aventuras de Goku y sus amigos.

Esta versión de Dragón Ball hecha por 20th Century Fox, es pésima, en parte porque no tiene absolutamente nada que ver con el trabajo del maestro Akira Toriyama, solo usaron los nombres de los personajes y algunas partes del concepto de Dragon Ball (no Dragon Ball Z) para hacer una película que resultó ser un fracaso tanto en taquilla como en críticas y que, además, confundió a los posibles fans norteamericanos donde el anime no ha podido triunfar como en el resto del mundo (en parte porque pensaron que la historia de Goku era como el de la película).

¿Cómo es que Dragon Ball Evolution fue posible?, ¿acaso Akira Toriyama no vio lo que querían hacer con su obra cumbre? Pues de acuerdo a nuevas declaraciones del mangaka, durante una entrevista con el sitio Asahi Shimbun Digital, intento hacer algo, pero no le hicieron caso.

“El scrip de la adaptación live action de Dragon Ball que hizo Hollywood, tenía muy poco conocimiento del mundo (de Dragon Ball) y sus características, y encima de eso, tenía un contenido convencional que no pude encontrar interesante. Así que les advertí y sugerí cambios pero, a pesar de eso, parecía que tenían una extraña confianza, porque nunca me escucharon. El resultado final no es algo que yo pudiera llamar un Dragon Ball que estuviera en mis expectativas”, explicó Toriyama.

Toriyama explica que esta situación era anómala, pues en su experiencia con las películas animadas en las que lo consultaban casi siempre terminaba re escribiendo toda la trama. “Estoy reflexionando sobre el hecho de que hice algo terriblemente grosero con el guionista”, reconoció.

“La serialización (en Weekly Shōnen Jump) fue hace bastante tiempo, así que había bastantes partes que había olvidado, pero cuando hojeaba las páginas de mi propio manga, que casi nunca leía, inmediatamente pude volver a tener la sensación de ser el creador”.

Pues allí lo tienen, él odia tanto Dragon Ball Evolution como nosotros. Afortunadamente, retomó el control de su creación y, hasta el momento, la historia de Dragon Ball Super no está tan mal.

vía Kanzenshuu

temas