Tonari no Seki-kun muestra la absurda y épica aventura que significa sentarte al fondo de la fila en clases.

Tonari no Seki-kun

La vida escolar es nefasta y muchas veces tediosa. Sin embargo, siempre hay alguien en el salón de clases que hace que esos 45 minutos de Química 1 sean pasables y hasta entretenidos, siempre y cuando no seas descubierto.

Es imposible no sentirse identificado con Tonari no Seki-kun (o para algunos Mi vecino Seki-kun), un anime del estudio Shin-Ei Animation inspirado en el manga de Takuma Morishige que nos relata el día a día Rumi Yokoi en el aula, una estudiante entregada y atenta que tiene un gran problema: a su lado se sienta el maestro de perder el tiempo.

Cada uno de los 23 capítulos de poco más de 12 minutos (21 de la serie y 2 OVAs), es una aventura en la que Toshinari Seki evade el aprendizaje y consigue hazañas increíbles como formar una familia robot, jugar un partido de minigolf y hasta acariciar a un par de gatitos, esto sin que el profesor se dé cuenta.

(Shin-Ei Animation)

Y es que nadie puede negar que muchas de nuestras horas clase fueron destinadas a hacer dibujos en la parte posterior del cuaderno de un Gokú en drogas y hasta para formar estructuras con borradores y colores (¿o solo fui yo?). Pero lo que consigue Seki-kun en su pupitre es algo absurdo.

Si bien sus gestas son dignas de admiración, el foco de la atención se lo lleva Rumi, quien se convierte en una especie de narradora alterna de las aventuras de su compañero y las acompaña mezclando emociones como la ternura, el rechazo y principalmente el asombro.

Las reacciones de esta chica son encantadoras y rayan en lo ridículo, ya que vive en el nerviosismo constante de que sean sorprendidos perdiendo el tiempo en el aula en lugar de poner atención, situación que contagia a la quienes la vemos.

Posee una línea narrativa básica ya que la fórmula se repite en cada capítulo, pero posee un desarrollo de personajes muy sutil, sobretodo frente a la relación entre Rumi y Seki-kun, ya que en ocasiones parece que se odian y otras insinúan que puede haber algo de atracción.

Este anime es perfecto para todos aquellos que no somos tan clavados en este mundo, algo que puedes sentarte a disfrutar por una hora al día y reirte bastante. No todo es Shingeki no Kiojin (Attack on Titan) o Death Note. Además estos animes cortos tienen esa finalidad exclusiva: entretener y pasar un buen rato, Tonari no Seki-kun lo cumple a la perfección.

(Shin-Ei Animation)

La simpleza es lo que hace a esta serie algo increíble, lamentablemente podrías terminar de verla en sólo una sentada y sin terminarte esa deliciosa pizza dejándote con ganas de más (tanto del anime como de esa jugosa rebanada de queso y peperoni).

Tonari no Seki-kun forma parte del catálogo de Crunchyroll con subtítulos en español o si eres medio codo y no quieres hacer ese gasto, puedes ver algunos capítulos en Youtube e incluso aventarte una versión fanmade en live-action (que no es taaaaaaaaan mala).

En serio, denle una oportunidad.

Por: Ángel Mario Martínez (@angelmariomtz). Hyliano de nacimiento, diseñador frustrado, periodista deportivo, norteño, #ShowYourCaps y villamelón. For The Love Of Caps.

temas