¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Perro Aguayo, estrella de las historietas mexicanas

El famoso Perro Aguayo también protagonizó varios cómics que nos contaron su vida.
(Rafael Gallur/AAA)

Se confirmó el fallecimiento de el gran Pedro Aguayo Damián, mejor conocido como Perro Aguayo, uno de los luchadores más representativos del pancracio mexicano.

El famoso Can de Nochistlán nació en Zacatecas en enero de 1946, inició su carrera a los 24 años, luego de ser entrenado por el mítico Cuauhtémoc “Diablo” Velasco. Desde el inicio de su carrera sobresalió como un rudo temible, y junto con su recia personalidad, sus botas y chalecos peludos y la inconfundible Marcha de Zacatecas como música de entrada, se transformó en un ídolo de multitudes, y en el rudo por antonomasia en los años ochenta y principios de los noventa.

Gracias a su fama en los encordados pudo participar en algunas películas, pero también formó parte de la larga tradición que emparenta a la lucha libre mexicana con las historietas.

Sí, al igual que el Santo, Black Shadow y Blue Demon, el Perro Aguayo protagonizó varias historias en el mundo de los cómics. La más interesante es El Perro Aguayo, una serie de cómics que contaban la vida del ídolo en su carrera hacia la fama.

En este cómic podíamos ver momentos interesantes de la vida de Aguayo, incluyendo su infancia llena de precariedades, al lado de sus 16 hermanos. También se mostraban los diferentes oficios que tuvo antes de encontrar su vocación, incluyendo ser pastor de chivos, panadero, zapatero, futbolista, sparring y boxeador, siempre mostrando su carácter violento pero noble.

En El Perro Aguayo vemos pasajes de la vida del luchador que se repetirán en otra serie de cómics en las que el Perro de volvió parte: Sensacional de Luchas. En este cómic de Editorial Ejea, Pedro Aguayo protagonizó 3 números, incluyendo el número 203 de la publicación, que resume el inicio de su carrera.

Es una especie de versión resumida del cómic anterior, y en el vemos uno de los pasajes más famosos de la vida de Aguayo, cuando, por un error del presentador de una lucha, lo anuncian como El Perro Aguayo, en lugar de como Pedro Aguayo. Ese error marcó, para bien, su carrera y dio inicio a la leyenda.

En números posteriores de Sensacional de Luchas vimos una versión exagerada de la rivalidad que tuvo con el gran Ringo Mendoza (uno de sus rivales históricos al que le quitó la cabellera) y, en un número especial en la época de mayores ventas del cómic, se lanzó un número que contaba su triunfo en la pelea mascara contra cabellera en contra de Konan.

El Perro Aguayo falleció este miércoles 3 de julio a los 73 años de edad y deja un gran hueco en la historia de la lucha libre mexicana.