La juguetera se adapta a los tiempos y hace de la multiculturalidad étnica su nuevo status quo.

Desde 1959, Ken Carson ha sido rubio, de ojos azules, delgado pero atlético y, a diferencia de su novia, la única profesión estable que le hemos conocido es la de surfista. Ese paradigma acaba de cambiar, pues la compañía Mattel, después de más de 5 décadas, acaba de agregar 15 nuevos modelos de Ken a su línea de muñecas.

Hay morenos, asiáticos, con trenzas, pelo corto, rubios, enojados, sonrientes, hípsters y delgados, todos ellos con un closet lleno de accesorios para dar y repartir. En total la empresa añadió 8 nuevos tonos de piel y seis cortes de cabello, a partir de allí e dedico a hacer combinaciones para completar la colección.

Foto: GQ

En una era en la que los problemas raciales han dejado de ser un tema velado en Estados Unidos, aunado a la fobia anti inmigrante fomentada por el gobierno, la multiculturalidad étnica propuesta por Mattel es algo necesario y digno de celebrarse. Es un proceso que no comenzó con la expansión de los Ken. En 2016, Barbie presentó tres nuevos tipos de cuerpo Barbie – alta, curvilínea y chaparrita- junto con nuevos tonos de piel, color de ojos, peinados, etcétera. El cambio representó un aumento en las ventas del 7%, nada mal para una marca que llevaba varios años estancada.

“Estamos redefiniendo lo que una muñeca Barbie o Ken representa para esta generación. Modificar a Ken fue una evolución natural para la marca y permite a las chicas personalizar aún más el rol que quieren que él juegue en el mundo de Barbie” dijo Lisa McKnight, vicepresidenta senior y gerente general de Barbie.

La empresa también está introduciendo en a la colección Fashionista, 25 nuevas muñecas Barbie, con la idea abarcar todos los tipos de estadounidense existentes.

Si nos preguntan, este no es el primer gran paso que ha dado Ken en su historia. Ese ocurrió en febrero de 2004, cuando Mattel anunció la separación de Ken y Barbie. Por desgracia, Ken sufre de las mismas debilidades de los mortales y aseguró (a través de un comunicado de Mattel) que seguirían siendo amigos. En 2006 regresaron -según se dijo- pero seguramente (habiendo más posibilidades para Barbie, su relación está a punto de terminar. Clásico.

Ahora bien, regresando a la nueva colección de Ken. En Código Espagueti no nos sentimos representado por ninguno de los nuevos Ken y no es que estén dirigidos a nosotros, pero sinceramente dudamos ampliamente que lo que Mattel considera “gordito” sea aceptado como tal en el mundo real (Estados Unidos incluido). Este es el modelo Broad.

Foto: GQ

Aceptamos que la camisa a cuadros y los lentes de pasta van con el estilo gordito geek que si nos representa (le falta barba), pero eso no está ni cerquita de ser lo que dice ser.

De los modelos Jon Snow, Boy Band de los 90, Kalimba y “estoy como enojado, pero tómame una foto como si no me diera cuenta” nos quedamos con el abrigo del pseudo Max Steel.

Foto: GQ

Otra cosa que no podemos dejar de notar es que, algunos modelos son más baratos que otros. El latino y el asiático delgado cuestan 5 dólares, mientras los rubios cuestan hasta 17 dólares. El chaparrin cuesta 24 dólares (¿es por su gran sonrisa?) Mismo caso pasa con algunas Barbie. No creemos que ese sea el mensaje correcto que busquen dar.

En fin. Le deseamos suerte a estos nuevos Ken en su búsqueda de aventuras y esperamos que el nuevo novio de Barbie no se ponga muy celoso por esta noticia.

fuente GQ

temas