Y Mariah Carey estuvo cerca de ser Storm.

David Hayter era un actor fanático de los cómics que -al más puro estilo de La La Land– intentaba conseguir, sin mucho éxito, un  lugar en la meca del cine. A pesar de su talento, no lograba tener trabajos estables, solo doblando películas animadas provenientes de Japón. Un trabajo muy esporádico que no le permitía pagar las cuentas, ni siquiera cuando logró ser la voz oficial de Solid Snake en la popular franquicia de videojuegos Metal Gear Solid.

Por azares del destino, consiguió un trabajo como recepcionista en la oficina de Bryan Singer, un joven director que estaba en los cuernos de la Luna luego del inesperado éxito de Sospechosos comunes. Singer se hizo amigo de Hayter y, cuando Fox lo seleccionó para dirigir la primera adaptación cinematográfica de los X-Men, no dudó en sumarlo al proyecto aprovechando que era un fan de los personajes, aunque nunca había escrito un guión profesionalmente.

Hayter reveló en una entrevista concedida a The Hollywood Reporter que, por problemas dentro de la producción, terminó como único responsable del guión de la película, algo que no gustó a los ejecutivos de Fox (por su inexperiencia), pero gracias al apoyo de Singer tuvo carta abierta para escribir la historia, centrándola en su personaje favorito: Wolverine.

Terence Stamp pudo ser el Profesor X

A la par de su trabajo como guionista, mantuvo su trabajo como recepcionista de Singer, por eso estuvo muy cerca de la producción en todo momento. Lo más curioso de todo es que le tocó ver las audiciones de incontables actores y cantantes que, al ser fans de los X-Men, querían participar en la película a toda costa.

Entre las cosas más raras que le tocaron ver durante la producción destaca que Michael Jackson se presentó en las oficinas de Singer solicitando el papel del Profesor Charles Xavier, algo que no encajaba en nada con la idea que tenían del líder de los X-Men. La hermana menor del Rey del Pop también audicionó para la película, en su caso para el papel de Storm.

La primer opción de Singer para el papel del Profesor X fue Terence Stamp (el inolvidable General Zod de Superman II), pero el fandom de los personajes de Marvel, al que apoyó Hayter, logró que contratarán a Patrick Stewart, que era muy querido en la comunidad geek por ser el inolvidable Capitán Jean-Luc Picard de Star Trek.

Hayter también reveló que Mariah Carey audicionó para el papel de Storm, sin embargo, quien ganó el papel fue Angela Bassett, pero tuvo que salir del proyecto porque su manager pedía mucho dinero, dejando la entrada libre a Halle Berry. Rachael Leigh Cook también se había quedado con el papel de Rogue, pero también pidió un sueldo que excedía el presupuesto. El guionista, que también fue responsable de X-Men 2, recordó que un día le tocó ver a Shaquille O’Neal, el famoso basquetbolista, que llegó insistiendo ser Bishop, pero Hayter no encontró como meter al personaje en el guión, principalmente porque él era fan de los cómics de los setenta y ochenta, antes de que Bishop apareciera en escena.

Shaquille ONeil quería ser Bishop

El guionista también reveló el proceso de selección del actor que encarnó a Wolverine (que en la imaginación de Singer debía ser interpretado por Mel Gibson), que incluyó la visita de Glenn Danzig, el vocalista de The Misfits, que se presentó mostrando como mayor carta de presentación un conocimiento sin igual de Logan, por ser un fan extremo del personaje, pero no pasó la prueba de actuación. Hayter aclaró que él quedó encantado con la audición de Viggo Mortensen, y sugirió que sería el actor ideal para encarnar al mutante de las garras, pero el estudio no estuvo de acuerdo. Los directivos de Fox lograron que se eligiera a Dougray Scott, un actor que comenzaba a despuntar. Scott se encontraba filmando Misión Imposible 2, donde era el villano principal, y solo esperaban que terminara de grabar sus partes en la película de Tom Cruise para dar el claquetazo de la cinta de los mutantes.

Glenn Danzig quería ser Wolverine

Hayter recordó como le tocó enlazar a Brian Singer con Tom Cruise, que también era productor de Misión Imposible 2, buscando que le informaran la fecha en que estaría libre Scott, pero Cruise siempre daba largas y pedía más tiempo para terminar su película. Al borde de comenzar a grabar, mandaron al jefe de vestuario en una misión secreta, supuestamente para tomar las medidas de Scott, pero en realidad era para ver la razón de los retrasos. Descubrieron que Dougray Scott se había lesionado en una escena de acción de Misión Imposible 2, y decidieron reemplazarlo por el entonces desconocido Hugh Jackman.

El resto es historia, la película se convirtió en un éxito y fue la iniciadora, con perdón de Blade, de la era moderna de las películas de superhéroes.

fuente Hollywood Reporter

temas