El problema se origina por la esvástica que aparece en la portada del la novela gráfica.

Todas las librerías de Moscú retiraron de sus estantes a Maus, la más célebre obra de Art Spiegelman en la que retrata la vida de su padre durante la ocupación nazi en Polonia. La novela gráfica de Spiegelman es el único cómic que ha sido galardonado con el Premio Pulitzer, sin embargo, su fama no ha impedido que, de acuerdo con la nueva normativa rusa en contra de la propaganda nazi, sea considerada ilegal por la esvástica que adorna su portada.

La nueva ley, aprobada hace 4 meses como parte de la celebración de los 70 años de la victoria rusa sobre los nazis, prohíbe la exhibición de cualquier símbolo nazi en público. De acuerdo con los reportes, la normativa ha afectado sobre todo a las tiendas de antigüedades y a las jugueterías, pero también a otros sectores, como el de los libros.

“Han eliminado el libro de los estantes. Estaba vendiéndose muy bien desde que lo publicamos hace dos años, y en ese tiempo nadie nos había enviado ninguna documento oficial para que lo retiráramos. Cuando les preguntamos a los empleados, nos dijeron que era por la esvástica”, dijo Varvara Gornostayeva, la editora rusa de Maus.

Aparentemente, Maus y otros libros con elementos nazis fueron retirados de las tiendas porque se espera que el próximo 9 de mayo, aniversario exacto de la victoria sobre los nazis, la policía rusa inicie un operativo para incautar todas las obras que tengan elementos nazis.

Maus-portadas

No sólo el libro esta fuera de las tiendas físicas, también en las tiendas en línea de las principales librerías Rusas es imposible comprarlo. De acuerdo con AFP, los empleados de las librerías niegan que hayan vendido alguna vez el libro en sus sitios web, a pesar de que puede encontrarse la información de venta en el caché de todas las tiendas. Hasta antes de su retirada, Maus llevaba 10,000 ejemplares vendidos en Rusia, donde se lanzó hace dos años.

“En ninguna parte de Maus hay propaganda nazi, por el contrario, este es un libro que debe estar en los estantes de las librerías el Día de la Victoria. Es uno de los grandes libros anti-fascistas, con un mensaje profundo y penetrante”, argumentó Gornostayeva.

Tal vez es momento de que Art Spiegelman llame a sus amigos de la Liga de los Autores Independientes Extraordinarios para que le ayuden a poner en su lugar a Putin.

vía CBR

fuente Business Insider

temas