Los 10 mejores cómics de la década

El equipo de Código Espagueti recuerda los mejores cómics que se lanzaron en la década que termina.

A pesar de que se suele pensar que la década en la que se lanzaron los mejores cómics fue los ochenta, en los últimos 1o años la industria de las historietas ha gozado de grandes lanzamientos, que, afortunadamente, van más allá de las grandes editoriales y alcanzan sellos independientes que consiguen el favor del público conocedor. Si bien, en su gran mayoría, las editoriales que lanzan cómics de superhéroes han estado estancandas, con refritos de cosas previamente vistas, también es cierto que han publicado algunos garbanzos de a libra que tienen todo para convertirse en clásicos. La década también nos dejó tristes noticias, como el fin de Vertigo y MAD, el retiro de Alan Moore, o la sobreexposición de Watchmen, pero el panorama no es malo para el arte secuencial, y la prueba son estos diez cómics que serán una deliciosa lectura para cualquiera.

La selección de cómics fue elaborada por Marco Ortiz, Sergio Hidalgo y Edgar Olivares, quedaron fuera muchos cómics que también nos encantaron, y nos gustaría que nos mencionaron que cómic no merecía entrar en esta selección y cuál debería ocupar su lugar.

10. The Multiversity

Por: Marco Ortiz

(Foto: DC Comics)

Lo que ha primera vista podría ser una exploración del potencial de los distintos universos dentro de DC es, en realidad, un magistral último repaso a las tendencias más sobresalientes pero agotadas del cómic de superhéroes de la época. En un universo vemos a una segunda generación de justicieros que vive en el limbo, sin alcanzar el potencial de los clásicos como Batman y Flash. En otro, Superman es nazi y ganó la Segunda Guerra Mundial para Alemania. En uno más, inspirado en los cuarenta, los mystery men imparten justicia con una moral blanco y negro.

The Multiversity es el cómic que cierra la era iniciada por Promethea y Astro City, y que se consolidó con All Star Superman, The Authority y las líneas Marvel Knights y Ultimate de Marvel. Y, al mismo tiempo, anuncia la llegada de una etapa nueva caracterizada por la diversidad.

9. Hip Hop Family Tree

Por: Edgar Olivares

(Fantagraphics Books)

Si algo demostró Ed Piskor con Hip Hop Family Tree es que otro tipo de cómic es posible. No es el primero en tomar la realidad como inspiración, pero si uno de los que mejor lo ha hecho. Tomó la historia oral del Hip Hop, se documentó de forma apropiada, creó una gráfica excepcional y mezcló todo en un mix sin precedentes. Unió dos medios completamente diferentes para crear algo completamente nuevo. Como el Hip Hop mismo.

No hubo nada en esta década que fuera igual a Hip Hop Family Tree y es probable que no veamos cómo esta obra pronto. Es la gran novela americana que el mundo esperaba, un reportaje y obra de arte, todo al mismo tiempo. Perfecta para melómanos y amantes del cómic por igual.

8. House of X/Powers of X

Por: Marco Ortiz

(Foto: Marvel)

La amiga de Charles Xavier, Moira MacTaggert, guarda el secreto más importante en la historia de los X-Men. En respuesta, se forma una alianza entre el Professor X, Magneto y hasta el mismo Apocalypse.

Normalmente hay historias del grupo de mutantes que involucran viajes en el tiempo, otras son óperas espaciales, unas más advierten las vicisitudes éticas de la clonación. La historia formada por House of X/Powers of X conjunta todos estos elementos y los lleva hasta sus últimas consecuencias en los cómics más creativos, atrevidos y visionarios que se hayan visto en este siglo. Como en los ochenta, los X-Men vuelven a ser el cómic emblema de Marvel. Díganle adiós al familiar y cálido presente, porque el futuro por fin ha llegado.

7. The Love Bungles 

Por: Sergio Hidalgo

(Fantagraphics)

Un cómic de Jaime Hernández que pudimos disfrutar en el 2014, en el que se sigue contando la vida y amores de Margarita Luisa “Maggie” Chascarrillo, uno de los personajes principales de la icónica Love and Rockets. A diferencia de las historietas de los hermanos Hernández que salieron en los años ochenta y noventa, Maggie ahora ha dejado de ser la joven chicana que conocimos y se presenta como una mujer madura, con más de cuarenta años, quien sigue buscando encontrar su lugar en el mundo en un ambiente violento, mientras los recuerdos de su atribulada vida y las oportunidades perdidas galopan en su mente

El experimento de Hernández con su personaje llega en este cómic a puntos increíblemente complejos, debido a que en sus historias el artista de origen mexicano ha ido contando una vida completa, con un realismo tremendo, que en esta novela gráfica llega a un punto muy alto. Uno de los cómics imperdibles de la década, el cual se disfruta más si se ha leído anteriormente la extensa obra del autor con el personaje de Maggie, pero que es una muy buena historia por sí misma.

6. Mister Miracle

Por: Marco Ortiz

(Foto: DC Comics)

Una infancia destruida por el abuso lleva al escapista Scott Free al suicidio, sin embargo su esposa, Big Barda, lo salva al llevarlo a tiempo al hospital. Su vida retoma su curso normal  hasta que en una conversación casual en un late night el conductor le hace ver a Scott que aunque esté vivo, tal vez haya caído en una trampa más compleja. A partir de ahí, el mundo de Scott, que ya no parece tan real, comienza a caerse en pedazos. La historia en doce números de Tom King y Mitch Gerads es una reflexión existencialista acerca de la paternidad, que lo mismo tiene como referente a Kirby que a Kafka.

5. Rachel Rising

Por: Sergio Hidalgo

(Foto: Abstract Studios)

La serie regular de terror que trajo de regreso a Terry Moore, el autor del cómic de culto Stranger in Paradise, nos cuenta la historia de Rachel, una joven que amanece en medio de un bosque sintiéndose rara después de ir a una fiesta la noche anterior, sólo para descubrir que está muerta. A pesar de que la premisa del cómic no parece tan original al inicio –muertos que caminan en un pueblo que oculta una historia siniestra– y en algunos momentos parece que la historia no avanza demasiado, el manejo de los personajes y, sobre todo, las atmósferas que crea Moore con sus diálogos y sus dibujos crean en muchos momentos las mismas sensaciones que las mejores películas de terror. Sin duda, un cómic imprescindible y fácil de encontrar en nuestro país.

4. Daytripper

Por: Edgar Olivares

(Vertigo / DC Comics)

A través de la extinta Vertigo, DC Comics publicó una de las historietas definitorias de esta generación: Daytripper. El realismo mágico latinoamericano hecho cómic gracias a la maestría de los gemelos brasileños Fábio Moon y Gabriel Bá.

Daytripper es una historia entre líneas, de lo que puede llegar a ser una vida dependiendo el camino que se tome, siempre con un mismo final: la muerte. El escritor de obituario Brás de Oliva Domingos es el hilo conductor de esta historia que habla sobre las relaciones afectivas entre padres e hijos, amantes y amigos en un universo donde la magia existe a cada momento y se llama cotidianidad. Pese a que la muerte lo domina todo, este es un cómic sobre la vida y todo lo que ella tiene. Fábio Moon y Gabriel Bá lograron llevar a Estados Unidos los usos y costumbres de Latinoamérica sin espantar a los gringos, que siempre quieren destruirlo todo. Eso ya es una buena señal.

3. Hawkeye

Por: Edgar Olivares

(Marvel Comics)

Los cómics son un medio de expresión artística muy potente que puede llegar a todo el mundo de una forma sencilla, del cual los héroes enmascarados forman una parte fundamental (nos guste o no). De entre todos ellos, Hawkeye siempre ha sido mi favorito y la versión creada por Matt Fraction y David Aja es la que mejor explota las habilidades del personaje: La habilidad de ser un tipo común y corriente con buena puntería.

Hawkeye no es una comedia, pero es hilarante, porque nos identificamos con su vida cotidiana. Es un héroe de profesión, cuando no hay una necesidad real de que arriesgue su vida día a día saltando de edificios y peleando con peligrosas organizaciones asesinas cuando existen Thor, Capitán América y Iron Man en el mismo universo. Sin embargo, su vocación le obliga y lo lleva a levantarse día a día (a veces después de estar en coma semanas) para combatir el mal en todas sus formas. Hawkeye es una historia sobre los héroes diarios, de a pie, cuyas pequeñas acciones transforman vidas. Se siente real sin llegar a los azotes existencialistas ochenteros de Alan Moore o a las sangrientas versiones superheroicas que hemos visto en, por ejemplo, The Boys.

Esta serie es una muestra clara hacia donde deberán estar avanzando los superhéroes y dejar las maxiseries y crossovers eternos que, cada vez más, se vuelven aburridos. Una historia madura, entretenida, nostálgica y a momentos hilarante, con un dibujo que sabe conservar el misterio sin perder dinamismo.

2. The Sculptor

Por: Sergio Hidalgo

La obra de Scott McCloud, el más importante teórico del arte secuencial de la actualidad, es sumamente ambiciosa: hacer uso de las ideas y técnicas que explicó en Understanding Comics y Making Comics para contar una historia adulta y compleja. La novela gráfica refleja los años de investigación sobre el género en una puesta al día de la leyenda de Fausto, en la que el artista David Smith hace un pacto con el fantasma de su tío para poder crear cualquier cosa con sus manos. Más allá de la trama, sobresalen las diferentes técnicas, planos y encuadres que usa McCloud para contar la historia. Un deleite gráfico que muestra los alcances y cualidades únicas de un medio aun por explotar.

1. Saga

Por: Sergio Hidalgo y Edgar Olivares

Foto: Image

Surgido de la mente de Brian K. Vaughan, creador de otras magnificas obras como Y: The last man, Ex Machina o Runaways, y de los lápices de Fiona Staples, en Saga nos cuentan una gran historia de ciencia ficción llena de especies exóticas, una rica mitología, guerras interplanetarias y, en medio de todo, la historia de dos amantes de facciones distintas que deciden dejar de lado prejuicios y juntos intentar fundar una familia.

Pocas veces en la historia del medio hemos podido ver una historia como la que nos ha planteado Saga. No es sólo una de las mejores historietas de la década, sino una de más importantes de la Ciencia Ficción y fantasía moderna. Una epopeya sobre la guerra, la tolerancia y el amor en el espacio que se mezclan con situaciones conocidas, como las intrigas políticas, la crueldad, el racismo y referencias a la cultura pop. La historia de amor entre Alana y Marko, el nacimiento de su hija y la saga que han vivido junto a su familia a través del espacio, escapando de una guerra que odian, ha crecido y avanzado hacia lugares inesperadamente maduros. La mitología creada por K. Vaughan sólo puede ser comparada con El Señor de los Anillos, Star Wars o la mejor época de los Cuatro Fantásticos y la narrativa visual de Staples ha elevado la historia hacia un nivel artístico pocas veces visto en los cómics.

Saga se encuentra en una pausa, necesaria luego de los desgarradores giros que ha tenido la trama en sus últimos números, y seguramente no le quedarán muchos capítulos por delante, pero eso es algo bueno. Estamos ante la gran novela sobre la humanidad de esta década.