¿Juan Gabriel tenía alguna relación con la comunidad nerda y geek? Aunque usted no lo crea, sí.  

A pesar de que falleció hace más de una semana, la mayoría de los mexicanos sigue cautivada por Juan Gabriel, prueba de ello es que ya es el cantante mexicano con más reproducciones en YouTube, números que se han incrementado exponencialmente en los últimos días. El cantante y compositor es recordado por sus cientos de composiciones, que lograron penetrar en el espectro emocional de millones de personas. Pero pocos saben que el “Divo de Juárez” tiene más cercanía con la comunidad geek de lo que creemos.

De entrada el nombre de Alberto Aguilera Valadéz, el nombre real del cantante, fue elegido porque su madre era fanática de la radionovela El derecho de nacer, cuyo protagonista se llamaba Alberto Limonta, así que de alguna forma su nombre es producto de la tecnología de su época. A finales de los cuarenta se vivía en México la época de oro de la radio en AM, y la XEW (estación que transmitía El derecho de nacer) era la radiodifusora más importante del país. En ese tiempo el dispositivo sonoro era sinónimo de modernidad y ocupaba un espacio similar al que ahora tienen las computadoras, debido a que permitía a sus usuarios conocer las noticias más importantes que ocurrían en el resto del mundo, disfrutar programas de variedades en directo, entretenerse con la música popular del momento y escuchar las ahora casi extintas radionovelas.

Juan Gabriel tendría un indirecto acercamiento a la comunidad geek en sus inicios, cuando, a mediados de los años sesenta, aparece por primera ocasión en la TV en el programa No­ches ran­che­ras de la televisión local de Ciudad Juaréz. El presentador y cazador de talento Raúl Lo­ya consideró que Alberto Aguilera no era un nombre muy comercial, por eso presentó al futuro Juan Gabriel como Adán Luna, nombre artístico que mantuvo en los inicios de su carrera musical.

adán-

Adán Luna era el nombre con el que se conocía en México (a través de Editorial Novaro) a Adam Strange, un héroe de DC Comics que protagonizaba aventuras vinculadas con la ciencia ficción y los viajes espaciales. No sería raro pensar que Juan Gabriel, en ese entonces todavía menor de edad, hubiera leído alguno de los cómics de Adán Luna, pero, como reconoció en varias entrevistas, no era muy aficionado a la lectura, por lo que nunca sabremos si él mismo sabía que su primer nombre artístico estaba inspirado en un personaje de historieta.

Ya como Juan Gabriel, cuando comenzaba a despuntar su fama, el ídolo juvenil protagonizó varias fotonovelas, es decir historietas que se valían de imágenes fotográficas para llenar los paneles de acción. En un par de sus números Juan Gabriel compartió aventuras con el luchador Tinieblas, quien servía como el elemento de acción en las historias, contrastando con el delicado Juanga.

juan-tini

Aunque podría parecer que Juan Gabriel fue el primer Alushe de Tinieblas (o su Capulina primigenio), en realidad las aventuras estaban lo suficientemente balanceadas para evitar que uno sobresaliera por encima del otro, al estilo (guardando las debidas proporciones) del mítico Superman vs Muhammad Ali.

A pesar de los dialogos, no era un cómic porno.
A pesar de los diálogos, no era un cómic porno.

Hace unos meses, poco antes de morir, Juan Gabriel utilizó Vine para informar que era un analfabeto tecnológico, no tenía cuenta en ninguna red social, ni smartphone, ni nada que dar, lo único que tenía era amor para dar.

https://www.youtube.com/watch?v=lXtKVi2xkbQ

A pesar de no ser un conocedor del mundo tecnológico sabemos, gracias a una nota de Forbes, que el compositor sabía que la computación, los videojuegos y la ciencia podían ser una importante fuente de ingresos. Por eso registró ante el IMPI (Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial) la marca Juan Gabriel bajo varios rubros, incluyendo “aparatos e instrumentos científicos, náuticos, geodésicos, ópticos, de enseñanza, máquinas de calcular, equipos de procesamiento de datos, computadoras, software, archivos de imagen descargables, archivos de música descargables, melodías descargables para teléfonos móviles, publicaciones electrónicas descargables, juegos de computadoras y partituras electrónicas descargables.” Por eso, si así lo quieren sus herederos, en un futuro podríamos ver un videojuego de Juanga, o un aparato científico de la marca Juan Gabriel.

Finalmente, para los fans de la cultura japonesa, los dejamos con una sentida interpretación del Divo de Juárez de su éxito No tengo dinero en el idioma de Shigeru Miyamoto y Akira Toriyama.

vía Forbes

fuente Quien

temas