Investigadora de la UNAM realiza descubrimiento en la galaxia Messier 106

La Dra. Rosa Amelia González-Lópezlira, investigadora del Instituto de Radioastronomía y Astrofísica de la UNAM, encabezó al equipo responsable.
(The Astrophysical Jorunal)

Un equipo científico internacional liderado por la Dra. Rosa Amelia González-Lópezlira, investigadora del Instituto de Radioastronomía y Astrofísica de la UNAM Campus Morelia (IRyA), fue responsable del descubrimiento de cúmulos globulares en la galaxia espiral Messier 106 (también conocida como M106 o NGC4258), mismos que podrían ser una reliquia de lo que se conoce como el mediodía cósmico.

Los cúmulos globulares son aglomerados de entre cien mil y un millón de estrellas. Son objetos comunes, en especial en las galaxias grandes. La Dra González-Lópezlira tiene 160 de estos cúmulos, mientras que las galaxias elípticas llegan a tener decenas de miles de ellos. Comúnmente estos cúmulos se encuentran distribuidos como en una esfera alrededor de las galaxias.

Todas las estrellas de un cúmulo globular son aproximadamente contemporáneas y tienen una composición química similar. “Se desconoce cómo se formaron estos cúmulos, y hay varias hipótesis que intentan explicarlo: una dice que preceden a la formación de las galaxias o que se formaron junto con ellas, aún otra postula que algunos aparecen cuando el gas choca durante una fusión de galaxias”, indica González-Lópezlira, que publicó los resultados de sus estudios en The Astrophysical Jorunal. “En la Vía Láctea,  por ejemplo, la mayoría de los cúmulos globulares parece haberse formado junto con la Galaxia. Unos pocos  fueron formados o adquiridos posteriormente, al irse fusionando con ella una o varias galaxias pequeñas.”

(The Astrophysical Jorunal)

El artículo que se publicó hoy, forma parte de un proyecto más amplio para estudiar los sistemas de cúmulos globulares en nueve galaxias espirales dentro de un radio de 52 millones de años luz. “Nos interesa en particular la relación entre el número de cúmulos globulares y la masa del agujero negro central en galaxias espirales”, explica la Dra. González-Lópezlira, quien encabeza esta investigación.

El principal hallazgo del proyecto hasta ahora, apunta la Dra. González-Lópezlira, fue totalmente inesperado y sorprendente. En vez de distribuirse en una esfera, “los cúmulos globulares de M106 parecen estar dispuestos en un disco que gira en fase y prácticamente tan rápido como el disco gaseoso de hidrógeno neutro (HI) de la galaxia, aun a grandes distancias del centro de la misma. Esto no se había visto nunca antes.

Además, el disco donde se distribuyen los cúmulos de M106 se parece mucho a los discos donde vemos que se estaban formando estrellas hace 10,000 millones de años. “La especulación es que el disco de cúmulos de M106 es una reliquia o remanente de esta época del mediodía cósmico”.