Habrían captado a un agujero negro devorando una estrella de neutrones

Los observatorios LIGO y Virgo detectaron las ondas de lo que podría ser la primera detección de este evento tan buscado por los astrónomos
(LIGO)

Las ondas gravitacionales pueden haber producido el primer avistamiento de un agujero negro que devora una estrella de neutrones. Si se confirma, sería la primera evidencia de la existencia de tales sistemas. La noticia llega apenas un día después de que los astrónomos hubieran detectado ondas gravitacionales de una fusión de dos estrellas de neutrones por segunda vez en la historia.

El Observatorio de Ondas Gravitacionales por Interferometría Láser (LIGO por sus siglas en inglés) en los Estados Unidos y el Observatorio Virgo en Italia reportaron un estallido de ondas de un tipo inusual. Los astrónomos todavía están analizando los datos y haciendo simulaciones por computadora para interpretarlos.

Pero ya están considerando la tentadora perspectiva de que han hecho una detección esperada durante mucho tiempo que podría producir una gran cantidad de información cósmica, desde pruebas precisas de la teoría general de la relatividad hasta la medición de la tasa de expansión del Universo.

Y es que estas ondas gravitacionales podrían indicar que se trata de un agujero negro devorando a una estrella de neutrones. Este evento, etiquetado provisionalmente como #S190426c, parece haber ocurrido alrededor de 375 megaparsecs (1.2 mil millones de años luz) de distancia, según los cálculos del equipo LIGO-Virgo. Los investigadores han dibujado un “mapa del cielo”, que muestra dónde es más probable que se hayan originado las ondas gravitacionales, y enviaron esta información como una alerta pública, para que los astrónomos de todo el mundo puedan comenzar a buscar la luz del evento en el cielo. Hacer coincidir las ondas gravitacionales con otras formas de radiación de esta manera puede producir mucha más información sobre el evento.

(LIGO)

Esto ha sido identificado tentativamente como la primera fusión que hemos visto entre un agujero negro y una estrella de neutrones. No está claro si deberíamos esperar una contraparte óptica para este tipo de fusión, pero su posición se redujo a solo el tres por ciento del cielo total, lo que sugiere que deberíamos tener algunos buenos datos si hay algo que ver.

Los nuevos descubrimientos se produjeron sólo una semana después de que LIGO y Virgo volvieran a funcionar. Los instrumentos reanudaron sus operaciones el 1 de abril, luego de que se cerraron debido a mejoras destinadas a aumentar su sensibilidad a las ondas gravitacionales. Las ondas gravitacionales se describen como ondas en el espacio-tiempo. Con sus actualizaciones, los detectores pueden inspeccionar porciones más grandes del universo.

El detector Virgo puede cubrir el cielo el 90% del tiempo y recopilar datos útiles. La red LIGO-Virgo fue responsable de la detección de las primeras ondas gravitacionales en 2015 y han descubierto evidencia de al menos dos fusiones de estrellas de neutrones, 13 fusiones de agujeros negros y una posible fusión de estrellas de agujero negro y neutrones.

 

ANUNCIO