Foto: Kevin Davies

Una investigación de la Facultad de Medicina de la UNAM determina que el cambio de horario no es lo mejor para nuestra salud.

En el 2016 se cumplieron 20 años de que se comenzó a implementar en todo el territorio mexicano el Horario de Verano, es decir adelantar el reloj una hora durante la parte del año en la que se registra mayor luz solar. A pesar de que el gobierno argumentó que el Horario de Verano buscaba ahorrar energía en los hogares, las oficinas y los negocios, en realidad detrás de la medida se buscaba homologar el horario de las actividades productivas y comerciales de la zona centro de nuestro país con las de otros países, principalmente las de Estados Unidos.

Desde su implementación muchos han criticado el Horario de Verano, pero nunca como lo hace esta semana la Facultad de Medicina de la UNAM. De acuerdo con una investigación dirigida por Ulises Jiménez Correa, responsable de la Clínica de Trastornos del Sueño de la UNAM, el cambio de horario sí afecta a la salud de los mexicanos, principalmente en sus patrones del sueño.

Si bien el estudio de Jiménez Correa no está terminado, los datos que han acumulado hasta ahora revelan que los pacientes de la clínica (todos con trastornos del sueño previos) tienen un incremento en su mala calidad del sueño, mayor somnolencia y un aumento en su cansancio después del cambios de horario en Verano.

La clínica de la UNAM atiende a personas que sufren de insomnio, trabajan de noche o tienen rotación de turnos, por eso Jiménez Correa está interesado en analizar el sueño de personas con hábitos de sueño más normales. El investigador indicó que todavía no cuenta con suficientes elementos para saber si los problemas en el sueño también se incrementan con el cambio de horario en invierno, pero está abierto a aumentar el alcance de su investigación.

Si quieres aportar datos a la investigación de la Clínica de Trastornos del Sueño de la UNAM dirígete a este enlace.

fuente UNAM Global

temas