Ocho ovejas crecieron exitosamente dentro de este útero artificial.

La imagen de una oveja no nata flotando en un líquido dentro de lo que parece ser una bolsa Ziploc gigante es impactante y algo más cercana a la ciencia ficción que a una investigación científica. Pero es real, y un día podría salvar la vida de los humanos. El nombre del proyecto es Biobag, y se trata de una bolsa que cumple la función de un útero artificial.

La bolsa fue creada por un equipo de médicos investigadores del Instituto de Investigación del Hospital de Niños de Filadelfia, Estados Unidos, quienes consiguieron resultados más que positivos, pues hasta el momento ocho ovejas han crecido dentro del dispositivo durante cuatro semanas.

¿Qué ha pasado con estas ovejas durante este tiempo? Les crecieron los pulmones y el cerebro, les brotó lana, abrieron los ojos, se movieron y aprendieron a tragar.

Desgraciadamente, siete de las ovejas pasaron por un proceso de eutanasia para que los investigadores pudieran examinar sus órganos, en especial los pulmones y el cerebro. El estudio describe que, luego de hacer pruebas, llegaron a la conclusión que las ovejas de la Biobag tenían tan buena salud que otras que se encuentran incubándose en estado natural.

Esta noticia es histórica, pues es el primer paso hacia la creación de úteros artificiales para los bebés humanos que nacen prematuros. Aunque para ver eso aún falta mucho tiempo, como lo afirma Alan Flake, uno de los cirujanos fetales del equipo de investigadores:“Es de ciencia ficción pensar que podemos tomar un embrión y meterlo a un proceso de desarrollo temprano en una de nuestras maquinas sin tener a la madre como un elemento crítico (del proceso)”, reconoció.

Por ahora el equipo seguirá realizando pruebas con animales, aunque esperan que en máximo tres años puedan iniciar las pruebas con humanos.

fuente Science Magazine

temas