Médicos forenses hallaron heroína, cocaína y extasis en el cuerpo de Carrie Fisher

El informe realizado por la parte médica señala que Fisher pudo consumir drogas pocos días antes de morir.

Que la genial Carrie Fisher tuvo un problema con el abuso de sustancias tóxicas no es ajeno para ningún fan de la actriz, pero este un nuevo informe forense reveló que el cuerpo de la fallecida princesa Leia tenía drogas y alcohol al momento de morir.

El documento, realizado el 23 de diciembre de 2016 en un hospital de Los Ángeles, California, no determina si las drogas influyeron en la muerte de Fisher, quien –como sabemos– falleció a finales del año pasado tras un paro cardiaco a la edad de 60 años.

La sangre de la actriz también contenía otras sustancias como heroína y éxtasis, aunque los doctores no han conseguido concretar el día en que Fisher tomó las sustancias. Pero de acuerdo con la oficina del juez instructor encargado del caso, Fisher murió a causa de una apnea del sueño y otros factores que nunca fueron mencionados.

La familia no se ha sorprendido demasiado por la noticia, pues para su hermano Tood Fisher “no es noticia que Carrie muriera a causa de las drogas”. Billie Lourd, hija de la actriz, declaró para la revista People:

“Mi madre combatió la adicción a las drogas y problemas mentales toda su vida. Y murió por eso”.

Más que alarmarnos, conviene tomarnos la noticia con el mismo humor con el que lo hacía la propia Carrie Fisher, quien solía burlarse constantemente de sí misma en sus stand ups, donde también aprovechaba para tratar de derribar todos los prejuicios hacia los que son víctimas de las adicciones. No sabemos qué habría sido de ella de nunca consumir estupefacientes, pero es seguro que tanto sus papeles como sus chispeantes guiones no serían lo que son.

fuente People

temas