¡Gus Van Sant vendrá al Festival Internacional de Cine de Guanajuato!

El Festival Internacional de Cine Guanajuato (GIFF) 2019 comenzó sus anuncios en grande con un homenaje al gran director Gus Van Sant.
(AP)

El Festival Internacional de Guanajuato (GIFF) ya anunció a dos grandes invitados antes de develar su selección oficial. Por un lado anunciaron que Yalitza Aparicio será vocera, imagen y portavoz de la campaña “Cero Violencia Contra la Mujer”. Ahora, anunciaron que estará presente en el festival el gran director norteamericano Gus Van Sant.

Para quienes no estén familiarizados con este nombre, Van Sant ha sido nominado en dos ocasiones al premio Oscar y ha recibido el máximo premio internacional de cine, la Palma de Oro de Cannes el mismo año en que también fue condecorado con el premio a mejor director.

Después de dirigir comerciales por muchos años -y varios videos musicales icónicos-, Van Sant saltó a la relevancia internacional con tres películas independientes esenciales: Mala Noche (1985), Drugstore Cowboy (1989) y My Own Private Idaho (1991). Esta última cinta, protagonizada por Keanu Reeves y River Phoenix consiguió las mejores actuaciones de estos dos actores y mostró un rostro completamente nuevo de la sexualidad y la pobreza en Estados Unidos. Gus Van Sant filmó estas cintas con una naturalidad sutil y un tremendo olfato sensible para captar tragedias cotidianas. Con ellas, de paso, se ganó el respeto del mundo del cine.

En el aspecto mucho más mainstream de Hollywood, Van Sant comenzó a abrirse camino en el medio con películas realistas y bien intencionadas como Good Will Hunting (1997) y Finding Forrester (2000), dos cintas casi intercambiables. También hizo un par de biopics trágicas como la multipremiada Milk (2008) con Sean Penn y Last Days (2005), sobre el suicidio de Kurt Cobain. En el mainstream de Hollywood también hizo proyectos particularmente extraños como el remake, cuadro por cuadro, de Psycho de Alfred Hitchcock en 1998. Como se imaginaran, eso tampoco resultó muy bien.

Sin embargo, sus más grandes aciertos desde My Own Private Idaho fueron películas pequeñas y discretas con una enorme intensidad de trama. Me refiero a sus dos joyas Elephant (2003) y Paranoid Park (2007). La primera le dio la Palma de Oro en Cannes en el 2003 y la segunda, el “Prix du 60 ème anniversaire” en el mismo festival, cuatro años después.

A pesar de estos enormes éxitos, la carrera de Van Sant también tuvo sus altibajos y, últimamente, todos sus proyectos han sido destruidos por la crítica y el público. The Sea of Trees (2015), incluso, fue abucheada en el Festival de Cannes que tanto lo había consentido. Promised Land (2012) y Restless (2011) tampoco fueron particularmente bien recibidas…

De cualquier forma, Van Sant se resarció de sus últimas derrotas con una gran biopic protagonizada por Joaquin Phoenix que, el año pasado, volvió a darle alabanzas. Se trata de la terrible historia del dibujante John Callahan que quedó parapléjico en un accidente de coche derivado de su alcoholismo. La cinta, llamada Don’t Worry, He Won’t Get Far on Foot se estrenó en el Festival de Sundance y fue aplaudida.

Ahora, con este enorme bagaje, el cineasta insigne del New Queer Cinema, el gran crítico del abandono americano, el luchador incansable por la libertad sexual y la observación sensible del genio, vendrá al Festival Internacional de Cine de Guanajuato (GIFF) para recibir un merecido homenaje. Y, al menos nosotros, no podemos aguantarnos las ganas de escucharlo.