Seguiría las enseñanzas del sabio Salomón.

Esta semana, después de que un juez aprobó la venta de Warner a AT&T, inició una guerra entre Comcast y Disney por comprar 21st Century Fox, buscando volverse dueños de FX Networks, National Geographic, Sky, el 30 por ciento en Hulu, los estudios de producción de cine y televisión 20th Century Fox, además de los derechos de franquicias de la talla de X-Men, Fantastic Four, Deadpool, Los Simpson, Alien, Family Guy, Duro de Matar o Avatar.

Ahora, con dos poderosos pretendientes, la directiva de Fox —encabezada por Rupert Murdoch— se está dando a desear, e incluso pospuso su reunión con accionistas programada para las primeras semanas de julio (en la que, en teoría, aprobarían el acuerdo con Disney).

De acuerdo con el analista financiero Barton Crockett, Fox estaría estudiando la posibilidad de lograr un acuerdo que satisfaga a sus dos pretendientes. Así, Fox podría buscar dividir los activos de 21st Century Fox y venderle algunos a Comcast y otros a Disney. Así lo explicó:

“Es de esperar que Disney busque competir con Comcast agregando efectivo a la transacción, y que Comcast apacigüe las preocupaciones fiscales de [Rupert] Murdoch al ofrecerle acciones, y se dará un estira y afloja para elevar la oferta del acuerdo. Salvo que un tercer participante entre en la pelea (posiblemente una compañía de internet o tecnología), el resultado más sensato en esta negociación sería “dividir al bebé”, con Comcast obteniendo Sky (que es su principal objetivo) y Disney obteniendo la mayor parte del resto de Fox”.

Si bien este sería el resultado más sensato, no sabemos si Comcast y Disney estén dispuestos a compartir el pastel que representa Fox.

fuente CNBC

temas