La Catalepsia y la leyenda negra de Joaquín Pardavé

Tras su muerte, la prensa nacional dijo que el actor fue encontrado enterrado vivo, pero ¿esto es verdad? ¿Qué es la catalepsia exactamente?

Cuando era niño mi madre me contó una historia que no me dejó dormir durante semanas enteras. En sueños me visitaba una y otra vez una imagen sólida como una piedra. Me veía muerto, dentro de mi ataúd pero con el rostro desfigurado en un rictus de desesperación, lleno de rasguños y heridas abiertas que contenían pequeños fragmentos de mis uñas. La pesadilla dio paso al insomnio, visitas al psiquiatra y medicamentos para que pudiera conciliar el sueño. Tenía miedo de ser enterrado vivo y morir asfixiado.

También te recomendamos: ¿Qué es la muerte y qué se siente morir?

La historia que mi madre me contó no tenía la intención de aleccionarme de ninguna manera, fue una anécdota más que salió de pronto en una conversación. Se trataba de la historia del cómico mexicano Joaquín Pardavé uno de los pioneros del cine en nuestro país y quien, según cuenta la leyenda negra, sufría de catalepsia, una enfermedad en la que parece que estás muerto pero realmente no lo estás. Pero, ¿qué es exactamente la catalepsia? y, ¿realmente el histrión mexicano murió a causa de esta enfermedad?

Catalepsia y el esquizofrenia catatónica

(Foto: Wikimedia)

De acuerdo con Efe: Salud –una plataforma digital especializada en contenidos de salud–, la catalepsia es “un trastorno que puede estar provocado por una enfermedad del paciente, una alteración neurólogica o por intoxicación de determinados fármacos (ansiolíticos, antidepresivos…) que como efecto secundario pueden acarrear una depresión respiratoria”.

De acuerdo con Andrés Santiago, subdirector de la Escuela Profesional de Medicina Legal y Forense de la Universidad Complutense de Madrid en una entrevista para el sitio antes citado:

“Las catalepsias son muy variables, hay personas que pueden oír pero no pueden reaccionar y, en otros grados más profundos, por más que estimules no se produce una respuesta aunque la persona esté viva”.

Entonces, podemos hablar de catalepsia como una forma de muerte aparente (este es un término médico-legal) que permite establecer un periodo de 24 horas para mantener al cadáver en condiciones compatibles con la vida antes de que se declaré la muerte cierta (otro término legal). Desde luego esto ocurre cuando se sospecha que el paciente sufre de algún trastorno biológico.

Ahora, hay otro trastorno de orden neurológico conocido como esquizofrenia catatónica que es muy similar a la catalepsia. Según EFE: Salud:

“Se trata de un trastorno neurológico que cursa con rigidez o postura forzada y falta de respuesta a estímulo pero que está provocado por una alteración neuropsiquiátrica”.

Incluso podrían darse casos mínimos de reacción, pero basta un encefalograma para que un psiquiatra pueda detectarla y saber que el paciente no está muerto. Además, según la medicina forense, tanto la catalepsia como la esquizofrenia catatónica no muestran los rasgos predominantes de la muerte. En otras palabras, cuando uno está en estado cataléptico no disminuye su temperatura gradualmente y tampoco aparecen signos de deshidratación (visibles, por ejemplo, en las corneas de un cadáver), y actualmente cualquier médico tendría que reconocer estos gestos propios de la muerte en las personas.

La leyenda negra de Joaquín Pardavé

(Foto: Cinema Sipse)

Quiso la diosa del chismerío que tras el día de la muerte de don Joaquín Pardavé –pionero, actor, director y comediante de la época de Oro del cine mexicano–, acaecida el 20 de julio de 1955, medios nacionales como el periódico La Prensa difundiera la historia de que el histrión fue enterrado vivo.

Según la leyenda, Pardavé entró en estado cataléptico pero el médico que lo atendía regularmente se encontraba fuera del país, por lo que al ser revisado por un médico inexperto, este llegó a la conclusión de que todo parecía indicar que el actor había muerto.

Joaquún Pardavé fue velado y sepultado en el panteón Jardín de la Ciudad de México. Aquí es donde todo se llena de escalofriante oscuridad, pues cuando la familia buscó el testamento, habían caído en la cuenta de que el actor había sido enterrado con él en sus bolsillos. La ambición y curiosidad de familiares, llevó a los parientes al camposanto para abrir la tumba del difunto don Joaquún.

Cuál que sería su sorpresa y horror cuando descubrieron que la tela que cubría el ataúd estaba manchada de sangre, el cuerpo boca abajo en un intento por buscar levantar la tapa ––y vencer los montones de tierra que se rendían al peso de la gravedad sobre el descanso del difunto; sus dedos contraídos con pedazos de piel entre las uñas, y su cara totalmente desgarrada por la desesperación ante la falta de aire. Joaquín Pardavé, actor de carpa, teatro y cine, director y compositor musical, había sido enterrado vivo.

Hasta aquí la leyenda negra de Joaquín Pardavé. Afortunadamente, hace algunos años un sobrino del actor explicó que todo se trataba de una mentira, pues don Joaquín Pardavé murió de un derrame cerebral, hecho que constató su médico de cabecera. Sin embargo, la leyenda pervivió y pervive todavía entre muchos mexicanos.