A pesar de tener varios años siendo uno de los candidatos a ganar el reconocimiento, su galardón tomó por sorpresa al mundo.

En la madrugada de hoy la secretaria permanente de la Academia Sueca, Sara Daniues, anunció que el ganador del Premio Nobel de Literatura 2016 es Bob Dylan (nacido como nació como Robert Allen Zimmerman) por “haber creado una nueva expresión poética dentro de la gran tradición de la canción americana”.

La Academia resaltó la poética de Dylan, el poder de sus letras y lo comparó con grandes nombres dentro del género, como Homero, quien diseñó sus obras para ser acompañadas con instrumentos musicales:

“Si miramos miles de años atrás, descubrimos a Homero y a Safo. Escribieron textos poéticos para ser escuchados e interpretados con instrumentos. Sucede lo mismo con Bob Dylan. Puede y debe ser leído. Dylan es un gran poeta en la tradición en lengua inglesa, muy original y durante 54 años ha seguido actuando y reiventándose a sí mismo, creando una nueva identidad” señaló la Fundación Nobel en un comunicado.

Dylan, que tomó su nombre del poeta Dylan Thomas, siempre se vio a sí mismo como un escritor, un poeta, que apoyaba a sus escritos con música. Su obra abreva mucho del blues, el folk, la generación beat, la poesía de Arthur Rimbaud, el viejo cancionero popular americano, Walt Whitman, James Joyce, por mencionar solo algunas de sus influencias.

A pesar de que el premio para Dylan es polémico, y algunos críticos lo consideran demasiado populista, con él la Academia Sueca honra a una de las manifestación literaria más populares: las letras de canciones. No está de más leer o reeler Chronicles: Volume One, la genial autobiografía de Dylan, que en español publicó Global Rhythm Press.

temas