Living Market, en la edición 2014 del CutOut Fest

El Living Market que se celebró dentro del marco del CutOut Fest 2014 fue un verdadero éxito. No sólo significó un encuentro entre nuevos talentos, expertos y la industria; sino que también arrojó muchas reflexiones en torno a la animación mexicana y su futuro.

México tiene muchas ventajas para el desarrollo de una industria como ésta. En primer lugar, hay talento e inquietud y por eso mismo hay mercado; también estamos ubicados junto al mayor consumidor de animación en el mundo, Estados Unidos. Sin embargo, estamos rebasados por muchas industrias y difícilmente competimos a nivel mundial. ¿Qué es lo que nos falta?, ¿cuál es el paso que hay que dar para que las ideas de calidad en nuestro país se conviertan en proyectos de calidad que se ganen un lugar en la escena internacional?

Te compartimos algunas de las opiniones que pudimos recoger en el Living Market al respecto. Constituyen testimonios de expertos que nos orientan sobre el futuro de la animación mexicana.

Los testimonios

En Living Market tuvimos la oportunidad de entrevistar a cinco protagonistas de la industria de la animación en México. Desde personas directamente involucradas en la producción, hasta expertos en publicidad o en innovación.

[vimeo 105711368 w=640 h=360]

En primer lugar entrevistamos a Fausto Cantú, director de Render Farm Studios, quien nos dejó interesantes comentarios sobre el estado actual de la animación mexicana y sus perspectivas a futuro. Render Farm es una agencia que trabaja con tecnología de punta. Bajo esa premisa se han vuelto expertos en animación 3D y VFX, pero su labor abarca muchas otras áreas.

También conversamos con Diego Sánchez de la Barquera, director de arte y fundador de Voraz, un extraordinario estudio que ha enfocado su trabajo para la televisión. Con animaciones de todo tipo y una imaginación desbordante, el Estudio Voraz ha logrado crear trabajos de muy alta calidad. Basta con echar un vistazo a su portafolio para darnos una idea de hasta dónde han llegado.

Olivia Ortega y David Almog, consultores de diseño en Redbox, nos compartieron sus experiencias dentro del campo de la creatividad. Redbox es una consultoría de innovación que trabaja en la generación de pensamiento creativo enfocado a las necesidades de sus clientes. Bajo esa premisa, laboran con un método bien establecido que nos lleva más allá del trillado “pensar fuera de la caja”. Su objetivo es estimular los cerebros para que produzcan cambios positivos para la industria y para el país, siempre con la idea de canalizar a los game changers para que su peculiar forma de pensar se convierta en innovación.

Imagen de "Traumma", de Manuel Ortiz. Ganador del premio al Mejor Corto Universitario Nacional en CutOut Fest 2014
Imagen de “Traumma”, de Manuel Ortiz. Ganador del premio al Mejor Corto Universitario Nacional en CutOut Fest 2014

Finalmente, Manuel Suárez, productor digital de Gray Group México, nos habló de su experiencia al colaborar en una agencia global con decenas de oficinas alrededor del mundo. Gracias a esa posición, Gray Gropu México ha tenido la oportunidad de trabajar con clientes globales que tienen la intención de entrar al mercado mexicano.

El talento en México

Por todos lados hemos escuchado hablar del “talento mexicano”. Todos aseguran que en nuestro país contamos con una creatividad especial que podríamos compartir con el mundo. Pero, ¿el talento mexicano realmente existe? ¿O será que nos decimos esto para consolarnos de nuestra posición marginal en casi todas las industrias creativas?

Todos nuestros expertos coincidieron que el talento en nuestro país existe y se hace patente de manera especial en la animación. Olivia Ortega, por ejemplo, asegura que:

“El talento mexicano está en todas partes, el trabajo que hacen los creativos mexicanos es reconocido internacionalmente. No hay más que voltear a los lados para encontrar gente talentosa”

Pero todo este talento necesita encontrar cauces de desarrollo para no quedarse como promesas incumplidas. De unos años a esta parte, diversas universidades de todo el país han creado carreras específicas para la animación. Esto representa un paso fundamental para la industria, pues el nivel de los egresados cada vez es mayor y sus estudios nos acercan a una profesionalización cada vez más enriquecedora. Al final de cuentas, como apunta David Almong:

“Todos somos creativos, aunque no todos conozcamos las herramientas para sacar la creatividad a la luz”

Si existe el talento, ¿qué es lo que falta?

Parecería que lo más difícil en la industria de la animación es encontrar talento. Pero si en México lo tenemos de sobra, ¿por qué no somos protagonistas de la industria? El trabajo que se hace en varios países asiáticos, por ejemplo, deja muy atrás los esfuerzos que se hacen aquí. De acuerdo a lo que conversamos en Living Market, son muchos los factores que detienen al talento mexicano.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=zT4gyyi3C_Y?rel=0]

El primero de ellos tiene que ver con las concepciones internas. Manuel Suárez, por ejemplo, opina que la explosión de la academia no es suficiente si los programas no empiezan a volverse más accesibles y diversos. Muchos animadores mexicanos han aprendido por su cuenta, y afrontar ese reto los prepara mejor para colocarse en este difícil mundo. Por su parte, Olivia Ortega agregó que es importante romper barreras que nos impiden pensar globalmente y nos atrapan en un visión local.

Pero no todo está en los animadores y creativos. En la industria se vislumbran grandes retos difíciles de superar. Uno de ellos, a decir de Diego Sánchez de la Barquera, es la falta de diversidad en los canales de distribución. Desde su posición como director de Estudio Voraz ha tenido la oportunidad de realizar numerosos trabajos para la televisión, y asegura que con tan sólo dos o tres medios el crecimiento de los estudios se detiene. Mientras que Fausto Cantú nos recordó que México es el único país de la OCDE que no tiene un canal público de animación. El tema de los medios es complejo y abarca una discusión que involucra al sector público y al privado. En ese tenor, los medios electrónicos pueden representar una vía de desarrollo óptima, pero se requiere mayor apertura tanto de los creativos como de los clientes con los que trabajan.

El aspecto financiero es otro tema que hay que tomar en cuenta. De acuerdo a Fausto Cantú:

“El Estado tiene suficientes esquemas de fondeo para capacitación y producción; pero no tenemos los fondos de capital de riesgo”

Sin duda alguna, necesitamos completar la línea de ensamblaje para que las buenas ideas se consoliden en proyectos con grandes aspiraciones. Para superar esta situación es necesario coordinar una triple hélice entre academia, inversión privada y gobierno; y por supuesto tomar riesgos. No hay manera de crecer si los capitales no se arriesgan con proyectos talentosos. Se trata, sin duda, de una ardua labor de convencimiento, y el nivel de los trabajos que ya se realizan pueden ser una llave maestra para abrir las mentes.

Imagen de "Liber", de Simon Gerbaud, Mención Especial Corto Mexicano en CutOut Fest 2014
Imagen de “Liber”, de Simon Gerbaud, Mención Especial Corto Mexicano en CutOut Fest 2014

Y lo que viene

Con mucha puntualidad, Manuel Suárez nos recuerda que:

“Lo que le falta a las agencias (y a todos) es tomar riesgos y quitarse los miedos a innovar. Los modelos tradicionales necesariamente van a cambiar, aunque las agencias se resistan, por eso hay que tomar riesgos”

Estamos en un punto en donde la animación mexicana ha probado su potencial. Para llevarlo a cabo es importante que los involucrados se atrevan a dar un paso más allá. No es posible crecer sin atrevimiento. Existe una eclosión importante de la animación en México, se palpa una audiencia creciente, hay animadores mexicanos trabajando en los mejores estudios del mundo y cada día la academia se hace más sólida. Los obstáculos que quedan en el camino no son fáciles de superar, pero con el creciente interés, opinan nuestros expertos, es sólo cuestión de tiempo.

temas