Y algunos llegamos a creer que estas historias eran reales.

Hubo un tiempo en el que, cuando internet estuvo por fin al alcance de todos, el hombre –historiae animalium– no perdió un segundo en generar los mitos propios de la red. Ya se tratara de simples mitos cibernéticos, estrategias publicitarias o suplantación de leyendas urbanas llevadas a la web, lo cierto es que más de una vez internet nos ha sacado un buen susto.

Al principio eran tiempos en los que la viralidad no dependía tanto de las redes sociales como de nuestra curiosidad por buscar algunas cosas. Páginas y foros eran nuestra manera de compartir contenidos de todo tipo. Y así fue como algunas de las mejores historias de terror que habitan la web empezaron a gestarse hasta llegar, en la actualidad, a una hibridación en donde todo se conjunta para dar forma a intrigantes y oscuras leyendas.

Las siguientes cinco leyendas urbanas se dieron a conocer a través de la web y, aunque sabemos que no son ciertas, no dejan de ser una forma de comprender mejor el fenómeno de la viralización y nuestra fascinación por crear fantasmas propios, hijos de nuestras más terribles obsesiones.

1. La bruja de Blair

En octubre de 1994, tres estudiantes de cine desaparecieron en los bosques de Burkittsville mientras grababan un documental. Un año más tarde una terrorífica cinta fue encontrada con material de la expedición. Esa es la tesis de uno de los falsos documentales más terroríficos de la historia del cine, estrenado en 1999.

Sólo dos cámaras, una a color y otra en blanco y negro, una casa abandonada y el espesor del bosque fueron más que suficientes para que el terror psicológico se diera rienda suelta. La película The Blair Witch Project no sólo maravilla por lo bien construida que está la trama, sino porque este found footage  fue de las primeras cintas en utilizar el internet para crear todo un ambiente de credibilidad en torno a la historia. Si uno entra a la web original, puede encontrar una serie de fotos y documentos que sugieren la veracidad de los hechos. Miles pasamos semanas tratando de saber más al respecto y algunos esperaban que los protagonistas fueran encontrados con vida.

Como detalle del filme, los directores (Daniel Myrick y Eduardo Sánchez) asustaban a los actores durante las noches para imprimir mayor realismo a su actuación y, aunque en un inicio la crítica tenía opiniones encontradas, la película es considerada pionera en la pantalla grande del género y una película de culto.

2. Obedece a la morsa

Johnnie Baima es su nombre de actor, el real: Omar Macías Casab, pero nosotros lo conocemos como “Obedece a la Morsa”. En 2007 un usuario de YouTube llamado OBEYDAWALRUS subió un fragmento de la película The Goddess Bunny, donde podemos apreciar a Baima, víctima de la polio, bailando con una sombrilla . El video inicia con una máscara animada en 3D, posteriormente podemos escuchar Itsy Bitsy Spider acompañada de imágenes caleidoscópicas y de pronto, a Baima en todo su esplendor. Al principio se decía que era un mensaje satánico, luego que Baima era un fenómeno y que invitaba a seguirlo. Lo cierto es que durante algún tiempo muchos soñamos con el video e incluso, algunas noches, pensábamos que lo íbamos a encontrar bailando en el centro de nuestra habitación. La realidad es un poco más afable y gracias a la viralización del video, Baima ha creado una fundación para los pacientes que padecen polio con el nombre de Morsis.

3. ¿Has soñado con este hombre?

Enero de 2006, Nueva York. Una mujer entra al consultorio de un reconocido psiquiatra y le cuenta que tuvo un sueño donde vio a un hombre que le dio consejos sobre su vida. La mujer dibujó el rostro de aquel hombre y la consulta continuó como si nada. El dibujo se quedó durante algún tiempo en el escritorio desordenado del facultativo, hasta que un día otro paciente reconoció el rostro sobre el papel y aseguro haber soñado con el mismo hombre. Tanto la mujer como el segundo paciente aseguraron que nunca en la vida habían visto a ese hombre despiertos.

Intrigado por el hecho, el psiquiatra decidió enviar la foto a otros colegas, y algunos aseguraron que sus pacientes también habían visto a ese hombre en sus sueños. Todos se referían a él como “This Man” (Este hombre). A lo largo de dos años, miles de personas alrededor del mundo aseguraron haber visto al mismo hombre. Incluso en varios países como Brasil o Berlín existían fotocopias con el rostro del hombre pegadas en diversos puntos de la ciudad.

Ésta es básicamente la historia de una de las mejores campañas de publicidad guerrilla o publicidad BTL jamás realizadas, ya que su viralización alcanzó a millones y es obra de Andrea Natella como una estrategia para dar a conocer su marca. El impacto fue tan grande que algunas personas realmente aseguraban que habían soñado con This Man. Éste es un ejemplo evolutivo del internet como una herramienta de capacidades innumerables.

this-man

4. Charlie, Charlie Challenge

Este juego es mucho más reciente y es pariente de la Ouija o de Bloody Mary. Bastaba con poner dos lápices en cruz sobre una hoja en papel donde se escribía sí dos veces y no, otras dos veces, paso seguido tienes que invocar a Charlie, pronunciando “Charlie, Charlie” tres veces y entonces los lápices harán lo suyo y darán respuesta a tus preguntas sobre el mundo paranormal. La leyenda dice que Charlie era un niño mexicano que murió asesinado o bien un demonio. El juego se empezó a popularizarse a través de internet y videos de YouTube y algunos aseguran que han tenido pesadillas, visto sombras o incluso han muerto luego de jugarlo. Como diría mi abuelita: es mejor no abrir puertas que no podremos cerrar.

https://www.youtube.com/watch?v=iQAKzocZ6UE

5. Slender Man

Tal como bien señalan en TechCrunches posible que éste sea el primer monstruo creado propiamente en internet. Una buena mezcla de las leyendas urbanas cibernéticas contadas con anterioridad y otras tantas, más el ingenio de los internautas y la viralidad. La historia se remonta a un concurso cuya finalidad era alterar fotografías y hacerlas pasar por imágenes paranormales. Un usuario, Victor Surge, creó una foto donde se podía ver a un hombre alto, sin rostro y delgado entre los árboles y una biblioteca derruida. El pie de foto señala que la imagen fue tomada el día que desaparecieron 14 niños y se quemó la biblioteca. El culpable era SlenderMan. Más tarde que temprano, los usuarios de internet alimentaron la historia y crearon una creepypasta, donde todos colaboraban al origen del monstruo. Así, aunque se sabía que se creó artificialmente, no dejó de cautivar la manera en que se había extendido la historia al grado de crear un videojuego y varias películas de fans. Ahora, incluso, hay una cinta de Hollywood que se estrenará próximamente. Pero eso no es todo. Lo que realmente nos puede erizar la piel es el hecho de que el fenómeno desató una especie de psicosis en las generaciones más jóvenes, que desconocían el origen de la historia y que pensaron que Slender Man era real.

El 31 de mayo de 2014, dos niñas de 12 años de edad, en Waukesha, Wisconsin, sujetaron y apuñalaron a una compañera de clase de 12 años de edad, 19 veces. Cuando, más tarde, les preguntaron por qué lo hicieron, ellas afirmaron que querían cometer un asesinato para convertirse en acólitas de Slender Man. Las niñas leyeron todo sobre el personaje en internet y la corte estadounidense las juzgó como adultas. Hoy, cada una cumple una condena de 65 años. Más tarde, una de ellas, declaró que también habló con Voldemort y una Tortuga Ninja, por lo que se declaró en estado incompetente y su juicio fue suspendido.

Ese mismo año, durante el mes de septiembre, una niña de 14 años de edad en Port Richey, Florida, prendió fuego a la casa de su familia, mientras que su madre y su hermano de 9 años de edad estaban adentro. Las autoridades informaron que la adolescente estaba leyendo historias sobre Slender Man.

∗∗∗

La historia demuestra que una idea bien colocada en la colectividad puede ocasionar grandes tragedias. Pensemos en las brujas de Salem o en los fanatismos religiosos. Así, el internet nos ha maravillado con su capacidad de propagar información, al tiempo que ha ido moldeando nuestra conducta. Así, internet a generado sus propios monstruos, los cuales, algunas veces, ven su reflejo fuera de la red.

temas