Hoy se celebra el día del padre y, para no quedarnos atrás con los festejos, les proponemos una lista de quince figuras paternas memorables del cine de ciencia ficción.

Al hacer esta cuidadosa elección tuvimos que dejar de lado a varios personajes paternales memorables que, por una razón u otra, no pudieron entrar en el asunto. Por ahí quedó el tío Ben de Spider-Man (2002), Ray Ferrier de War of the Worlds (2005), el padre de Kris Kelvin en Solaris (1972) y la autoprocreación totalmente transtornada de Predestination (2014). De todas formas, esperemos que les guste nuestra elección y que propongan sus figuras paternas favoritas: toda lista está hecha para discutirse.

15. Will Rodman (Rise of the Planet of the Apes)

Will-Rodman

Es interesante observar que toda la catástrofe en el reboot de Planet of the Apes ocurre por un conflicto paternal. El científico Will Rodman nunca hubiera buscado desarrollar ese virus para reparar relaciones neuronales si su cariñoso padre no hubiera tenido Alzheimer. Así, el principio del fin nace del amor filial de un hijo brillante y bien intencionado que no mide las consecuencias de su obsesión. Al mismo tiempo, como pudimos ver en la secuela, es tal vez el amor de Will hacia su hijo adoptivo Ceasar, el que termina salvando a la humanidad de la aniquilación más sanguinaria. Porque, como comandante de las tropas simiescas, Ceasar busca el mejoramiento de su especie frente a la brutalidad del hombre. A diferencia de Koba, este simio sí conoce la bondad de la especie humana y la conoce a través de la educación que le dio su padre adoptivo. Como veremos también en otros casos, aquí, el motor de la historia es, finalmente, la relación entre padres e hijos.

14. Duke Leto Atreides (Dune)

Duke-Leto-Atreides

A pesar de ser una película desastrosa, Dune guarda todavía algunos momentos memorables. Uno de ellos pasa entre el Duque Leto Atreides (interpretado con elegancia feroz por Jürgen Prochnow) y su hijo Paul (Kyle McClachlan). Antes de despedirse de su planeta, los dos personajes miran al mar que tanto extrañarán y el duque le da un consejo memorable a su hijo: “Sin cambio algo se duerme en nosotros y rara vez despierta”. Este excelente consejo paterno sigue siendo uno de los puntos álgidos de Dune y fortalece la imagen de juez justo y gran militar que tiene el Duque Rojo. Como figura detrás del profético Paul, como visionario en el contacto con los Freman y eterno enemigo de malvados conspiradores, Leto Atreides se cuela, con honores, en nuestra lista de figuras paternas memorables.

13. Morbius (Forbidden Planet)

Morbius

Morbius encarna, en la mitología de la ciencia ficción en cine, el caso del padre que no puede proteger a lo que más quiere. La impotencia de Morbius contrasta aquí con la maldad de otras figuras paternas en nuestra lista: este personaje es fundamentalmente bondadoso, inteligente y se preocupa cariñosamente por su única y aislada hija. Lo que no logra comprender a tiempo es que todo el mal surge de él mismo: es su subconsciente el que termina asesinándolo y provocando la explosión del planeta que habitaba. Con todo, por su cariño desprevenido y como figura del orgullo humano desmedido, Morbius es una imagen paterna que, sin duda, seguirá habitando la mente de muchos fanáticos de los clásicos cincuenteros de locura espacial.

12. The Engineers (Prometheus)

The-Engineers

La primera referencia en la controvertida película de Ridley Scott viene desde el título. Mucho más allá que el nombre de la nave en la que se embarcan los científicos que quieren hacer contacto con los creadores de nuestra especie, la referencia a Prometeo habla de relaciones paternas míticas. El titán dio vida a los hombres, él bajó el fuego del cielo y terminó castigado con el hígado de fuera por su osadía. Al nombrar la nave de expedición con el nombre de la figura mítica, los tripulantes pensaron hacer un acercamiento empático, proyectaron sus esperanzas de encontrar un creador cariñoso, dispuesto a sacrificarse por nosotros. En su lugar encontraron a un padre desinteresado, violento y vengativo que busca la destrucción de nuestra especie. En esta tensión entre el padre que esperamos y el padre que nos toca, está toda la fuerza mítica de la película en la referencia a nuestras creencias occidentales en un Dios que perdona y un Dios vengativo.

11. Mr. Incredible (The Incredibles)

Mr-Incredible

En este año tan grandioso para Pixar, se tenía que colar por aquí uno de sus increíbles logros en ciencia ficción. Mr. Incredible es el prototipo del padre americano, rutinario, un poco torpe, que gusta de ridiculizar a sus hijos, que ama a su esposa pero que se aburre profundamente en su matrimonio. Es el padre en el camino de su propio descubrimiento en el reencuentro con los seres que más quiere –y que son, generalmente, de los que más nos distanciamos. Con toda una trama secundaria de romances fuera del matrimonio y de sobreprotección a los hijos, Mr. Incredible es mucho más creible de lo que aparenta. Un padre prototipo para la imaginación de Hollywwod, reimaginado con la destreza inventiva de las geniales ideas de Pixar.

10. Dr. Grant (Jurassic Park)

Dr-Grant

Como buena película de Spielberg, Jurassic Park sirve también como un cuento moral familiar. Desde la escena impactante en la que el Dr. Grant explica la forma de cazar de un Velociraptor a un niño espantado (que las teorías más extravagantes sugieren como el proto-Chris Pratt de Jurassic World), la película establece que el carismático paleontólogo interpretado por Sam Neil detesta a los niños. Después, al no poder escaparse de la insistencia de Timmy, el Dr. Grant demostrará sus cualidades como figura paterna: protector, simpático y, sobre todo, poseedor de la enorme cualidad de no tratar a los más jóvenes como idiotas. El final de la película muestra la transformación completa de este personaje que, después de tanto correr y de tanta masacre, encuentra, finalmente, el valor cariñoso de la paternidad.

9. Thomas Jane (The Mist)

Thomas-Jane

Éste es un ejemplo trágico de figura paterna que nos encanta. Como con Morbius, el caso de Thomas Jane es el del padre que falla en proteger a su hijo. La cosa terrible aquí es que finalmente será él mismo el que pondrá una bala en esa inocente cabecita de ojos claros y aterrados. Pero ahí no se acaba la cosa. Lo peor será el contraste final con la madre que escapó al principio del supermercado. El personaje interpretado por la que será después una vieja conocida de The Walking Dead, Melissa McBride, le pide socorro a Thomas para que le ayude a salir a encontrar a sus hijos; y Thomas responde con un frío “tengo que preocuparme por mi propio hijo”. Al final, después de matar al niño por el que tanto se preocupó, aparece furtivamente el personaje de McBride, a salvo, con sus dos infantes y una mirada desafiante. La tragedia cierra su círculo sobre este padre que mató, por nada, a su propio hijo y que pudo salvar a todos con un gesto caballeroso. Todo padre queda marcado por sus decisiones, aunque con Thomas Jane, el destino ficcional sí se cargó la mano. Igual, no cualquier padre tendría la fuerza de matar a su hijo para evitarle sufrimientos…

8. Frederick Frankenstein (Young Frankestein)

Frederick-Frankenstein

En una lista sobre figuras paternas en el cine de ciencia ficción no podía faltar alguna referencia al maravilloso libro de Mary Shelley. Entre las múltiples elecciones que pudimos haber tomado (desde el maravilloso Frankestein de Karlof hasta la poco apreciada adaptación de Branagh) decidimos elegir una encarnación menos convencional y ciertamente más divertida. En la maravillosa película de Mel Brooks, el inigualable Gene Wilder interpreta al heredero del antiguo doctor Frankestein como un acomplejado científico que casualmente comienza a redescubrir las locuras de su antepasado. En medio de toda esta aventura cómica, Frederick encuentra sus verdaderas dotes paternas con la figura que, al principio, despreció. Transmitiéndole su inteligencia y recibiendo de él una inusual virilidad, Frederick mantiene con el monstruo de su creación una típica relación paterna completamente caricaturizada. Finalmente, no me pueden decir que algo le gane a ese maravilloso número musical entre criatura y creador –aunque en algo se acerca el otro Frankestein perverso de The Rocky Horror Picture Show.

7. Profesor Xavier (Saga de X-Men)

Profesor-Xavier

Desde las nuevas interpretaciones de los X-Men en sus principios hasta la muy criticada saga de Singer y Ratner, una gran cantidad de energía dramática en las adaptaciones de los cómics gira en torno a Charles Xavier como figura paterna. Éste es el padre justo, el gran comandante de ejércitos, el sabio guía que encamina a sus hijos a través de las dificultades de la vida. El Xavier joven de James McAvoy busca encontrar ese rol tan complejo que requiere de él la comunidad mutante, el Xavier viejo de Patrick Stewart trata de mantenerse como la figura paterna arropadora y protectora que el destino finalmente formó. Como ya vimos con varias figuras paternas memorables, Xavier está constantemente al borde de destruir a los hijos que tanto quiere proteger. Frente a las fuerzas malvadas que transforman sus intenciones bondadosas en pura maldad, el profesor X se impone –casi– siempre a través de las enseñanzas que legó a sus múltiples hijos. Padre de la ética mutante, padre de la bondad mutante y de la generosidad con el hombre, este carismático personaje tenía que estar en nuestra lista.

6. Joh Fredersen (Metropolis)

Joh-Fredersen

Joh Fredersen es un personaje memorable en la inolvidable cinta de Fritz Lang. Como jefe de la futurística ciudad en que transcurre la historia, Fredersen es la figura paterna despótica que, poco a poco, irá descubriendo su propia humanidad mediante la relación con su hijo. A pesar de que la metáfora social de la cinta fue utilizada después para propósitos que escandalizaron a su director, no deja de tener increíble impacto la ternura final de la relación entre obreros y jefe de estado, entre hijos trabajadores y padre poderoso, entre las manos y la cabeza, unidos por el corazón. Fredersen es un padre frío y distante que, sin embargo, trata de dar duras lecciones de vida a su cada vez más rebelde hijo. Como buen mecanismo narrativo que se volverá muy frecuente después, el hijo es el que acaba enseñando al padre valores fundamentales de la vida. Con los brazos en la frente viendo a su hijo pelear sobre la catedral, Fredersen entra en nuestra lista como una figura paterna transformada que admite sus errores y que se salva por el amor de su hijo.

5. Jor-El/Jonathan Kent (Superman)

Jor-El-Jonathan-Kent

Aquí tenemos el encuentro de dos leyendas: el tremendo Marlon Brando como Jor-El y Glenn Ford, el actor de la interminable carrera en Hollywood, como Jonathan Kent. Si decidimos escoger estas representaciones de las figuras paternas de Superman es porque, definitivamente, nos traen recuerdos inigualables. El discurso de Jor-El antes de dejar partir a su hijo de Krypton sigue retumbando en esas frágiles paredes de cristal: “del padre vendrá el hijo y del hijo vendrá el padre”… Por su parte, Ford brindó, con su característico carisma de hombre común, la contraparte humana a la formación de Kal-El en la tierra. Las dos figuras paternas terminan muriendo antes de tiempo, uno por una tragedia evitable y de proporciones planetarias, el otro por una tragedia inevitable de proporciones comunes. Como las contrapartes formadoras de Superman en su humanidad y su excepcionalidad, estas dos figuras paternas quedarán para siempre como hitos en la ciencia ficción de la pantalla grande.

4. Kyle Reese (Terminator)

Kyle-Reese

Kyle Reese es un personaje peculiar en la saga de Terminator. A la vez indispensable y sacrificable, único y prescindible, Reese es una de esas figuras paternas atrapadas en las complejas paradojas de los viajes en el tiempo. Mandado por su propio hijo para proteger a su madre, Reese es, en realidad, un instrumento en un acto de autoprocreación. John sabe que tiene que mandarlo al pasado para que se sacrifique, una vez más, asegurando su futuro. Y Reese, en medio de todo esto, repite, como fiel soldado en un loop eterno, el destino de engendrar al salvador de la humanidad. Al formar también a Sarah Connor, inculcándole el valor de su hijo y la importancia de la supervivencia, Reese será la figura paterna fantasmática que perseguirá John en toda su infancia y adolescencia. Hasta la llegada del T-800 en la segunda parte de la saga de Cameron, Reese es el padre eternamente irremplazable que, una vez encontrado, tendrá que ser, de nuevo, sacrificado. Intrigante en su posición única, Reese será la referencia inmediata de otras películas de autoprocreación (como la muy reciente e impactante Predestination) y una gran figura paterna, siempre ya ausente, en el cine de ciencia ficción.

3. Alfred (Saga de Batman por Nolan)

Alfred

Dentro de las múltiples interpretaciones de Alfred en el cine, nos tenemos que quedar aquí con la que realizó Michael Caine en las películas dirigidas por Christopher Nolan. Caine imprime al personaje de Alfred toda la testarudez posible, toda la elegancia británica, toda la desfachatez burlona y esa inigualable mirada de sabiduría. Con historias de formación intrigantes (como la de la persecución del ladrón en Burma de The Dark Knight) y escenas francamente conmovedoras (como cuando se despide de Bruce Wayne en The Dark Knight Rises), el Alfred de Caine nos parece la figura paterna más memorable en las recreaciones del hombre murciélago. Con esta encarnación podemos sentir a pecho la conexión vieja, la relación intensa con los padres de Bruce, la comprensión tácita entre amo y mayordomo, la compenetración con todos los asuntos secretos del superhéroe y con el lado humano del hijo huérfano. Después de la química evidente entre el personaje de Caine y el de Bale en la primera película de la saga a nadie le quedó duda de que éste sería un Alfred impecable. Como compañero, amigo y padre sustituto, Alfred siempre vivirá en nuestros recuerdos como una enorme figura paterna.

2. Doc Emmett Brown y George McFly (Back to the Future)

Doc-Emmett-Brown-y-George-McFly

Todo el asunto de Back to the Future es, nuevamente, la forma en que un hijo puede servir para transformar, reeducar y recrear a su propio padre. Como con Metropolis, la aventura de Marty McFly es una aventura para cambiar profundamente los puntos de vista de su disminuida figura paterna. Y el asunto pasa por una mezcla entre la autoprocreación –pues Marty debe asegurar su propia existencia a base de buenos riffs– y la ligera modificación de eventos para asegurar la conversión de su padre en un hombre seguro de sí mismo.

Pero nada de esto hubiera sido posible sin la presencia desestabilizadora de Doc, la otra figura paterna en la vida de Marty. Mientras que George es todavía un enclenque humillado constantemente por Biff, Doc es el loco aventurero, el padre que no tiene consideraciones por la seguridad mientras se puedan explorar nuevos horizontes para la curiosidad humana. Uno es la voz de la precaución miedosa y traumada, el otro es la voz del atrevimiento y la locura obstinada; George representa la razón autodestructiva, Doc, la audacia de la razón propositiva y creadora. Entre estas dos figuras paternas en tensión, Marty encontrará la aventura que cambiará la historia y que, de paso, le dejará una buena y lustrosa camioneta 4×4. Al final de la película, Marty debe volver al futuro para asegurar los problemas con su descendencia: justamente, después de salvar a sus dos padres, el personaje de Michael J. Fox se convierte, prematuramente, en el responsable de otras vidas, en una nueva figura paterna antes de lo planeado.

1. Darth Vader/Obi-Wan Kenobi (Star Wars)

Darth-Vader-Obi-Wan-Kenobi

Se podría decir, con lujo de interpretación, que mucha de la tensión en la primera saga de Star Wars se establece entre figuras paternas que se pelean por la educación del último Jedi. La formación de Luke con sus tíos es una primera enseñanza de humildad y trabajo que nunca correspondió a su temperamento. Después será el lado positivo de la fuerza que continuará con las enseñanzas de humildad, cada vez más difíciles de inculcar en el joven y temperamental Jedi en formación. Entre los múltiples maestros de Luke, la presencia eterna de Ben Kenobi será la que disputará constantemente la hegemonía de sus cariños frente a la tentación nociva de su verdadero padre, aquél que quiere enseñarle el desapego que trata de mantener, la crueldad y el valor de la venganza. El sacrificio de Ben Kenobi a manos de Darth Vader es, finalmente, la última enseñanza en vida del viejo preceptor: el poder no sirve de nada sin la capacidad de renunciar a todo por la bondad, por un ideal, por el desapego frente a la maldad. Y claro, esta enseñanza la completará Vader que, sacrificándose, terminará de formar al Jedi en potencia. Así, el personaje central de la grandiosa saga de Lucas no tiene una sola figura paterna sino una formación entre padres que se disputan su tutela y la creciente influencia de los midiclorianos; esos mismos midiclorianos que, finalmente, hicieron posible el origen de su familia.

temas