Así despedimos a uno de los enormes íconos del cine de género.

El brillante Sir Christopher Lee falleció a los 93 años. Como estas fechas deben celebrarse en la grandeza y no solemnizarse en la tragedia, decidimos festejar la vida y la obra de este gran actor con una lista de sus 13 papeles más emblemáticos para la cultura geek: desde sus clásicos de culto en el terror hasta sus últimas apariciones en el mundo de Tolkien, pasando por las interminables locuras que protagonizó en su carrera de más de sesenta años activos en la actuación.

Se nos fue un grande que recordaremos insistentemente, entre todos nuestros cariños culturales. Celebrémoslo pues regresando a disfrutar algunos de esos personajes a los que imprimió su profunda voz y ese inolvidable carisma de elegancia en más de 250 películas.

1. The Creature (The Curse of Frankestein, 1957)

Con esta película fue que el emblemático actor saltó a la fama internacional. The Curse of Frankenstein fue un rotundo éxito de taquilla que recuperó con creces su inversión y permitió que renaciera el género gótico de los monstruos (no olvidemos que fueron esos años treinta que cimentaron en cine los mitos de Drácula, Frankenstein y las momias). Al igual que con Drácula, Lee tomó aquí un papel que antes había sido interpretado por Bela Lugosi y le dio otro alcance a uno de los más memorables personajes de la ciencia ficción del siglo XIX. La interpretación de Lee como la criatura fue, en buena medida, lo que permitió el enorme éxito de lo que luego se convertiría en el principio y la base de las icónicas producciones Hammer (aquí, como en Drácula, The Mummy y The Man Who Could Cheat Death fue Fischer el que dirigió con maestría la actuación de Lee). La criatura de maquillaje minucioso y ojos tan enternecedores como brutales será, para siempre, uno de los papeles más representativos en la carrera del entonces joven Christopher Lee.

2. Drácula (Dracula, de 1958)

Tal vez éste sea el personaje más emblemático que haya interpretado el actor inglés en su larguísima carrera. Quitándole el puesto memorable al enorme Bela Lugosi, Lee se convirtió en un magnífico Drácula desde la icónica película de Terrence Fisher en el 58. Veinte años después del príncipe oscuro de Lugosi, Lee logró darle otro giro al personaje, volviéndolo más elegante, con amaneramientos más aristocráticas e insinuaciones perversas. Con todo esto y con más de cinco otras películas como el conde Drácula, Lee es, sin duda, uno de los más insignes rostros en el cine de género. Tal vez la temática de esta película no corresponda plenamente a lo que consideramos “geek” pero, sin duda, como fundador de un culto en cine, principio de cultura popular, este papel de Lee tiene que ser mencionado en cualquier lista.

3. Bilali (She, 1965)

Entre sus papeles de científico loco y villano megalómano, tenía que caber por ahí la personificación de un sacerdote fanático. En la impresionantemente exitosa película de aventura y fantasía She, Christopher Lee interpreta a un devoto alocado que intenta traicionar a la reina Ayesha robándole la inmortalidad a su enamorado Leo. De nuevo, Lee acaba muerto de la forma más cruenta con una lanza atravesada por la espalda justo antes de alcanzar la inmortalidad. Como un detalle curioso de las producciones geek de los años sesenta esta película que pocos recuerdan, nos muestra a un joven Christopher Lee que ya contaba con una carrera de más de diez años en el cine internacional y que ya se instituía como el villano más querido.

4. Fu Manchu (The Face of Fu Manchu, 1965)

Otro papel icónico que quedará para siempre en los anales de la cultura popular, fue el que interpretó Lee en repetidas ocasiones como el temido villano Fu Manchu. Desde la primera película de la serie, que se estrenó en 1967, Lee continuó representando al maquiavélico némesis del agente Nayland Smith de Scotland Yard. El impacto de Fu Manchu en la cultura popular es difícilmente cuantificable: como muestra del miedo hacia una concepción europea bastante estereotipada de lo asiático, Fu Manchu es el primero de muchos rivales orientales con sueños de megalomanía homicida y maquiavélica en la cultura geek. Por sólo citar unos ejemplos tenemos al Mandarín de Marvel, al icónico Ming de Flash Gordon, al Dr. Zin de Johnny Quest, o el Celestial Toymaker de la enigmática tercera temporada de Dr. Who. Con sus largos bigotes, su sed de asesinato, su genio loco y sus ojos fijos, este personaje de Lee es un importantísimo hito cultural.

5. Lord Sumersisle (The Wicker Man, 1973)

Aunque no entra directamente en la temática geek, Wicker Man es una de las más originales películas de terror de los años setenta (y eso que fue una tremenda década para el género). Aquí, el papel de Christopher Lee es fundamental. Como Lord Sumersisle, Lee mantiene toda la tensión dramática de la película desde su pose altiva de aristócrata convencido con tintes de fanático religioso desquiciado. En varios momentos de la cinta, encontramos a Lee en su más abigarrada locura de horror: saltando con una hoz y una rama vestido de mujer por las praderas de la isla escocesa, cantando con su voz profunda portando solemnemente su quilt tradicional, observando con alegría y baile la muerte del sacrificado en la hoguera del Wicker Man. Con todo, el final de esta película –que es una de sus enormes maravillas– nos muestra un combate musical entre paganismo y cristianismo, entre un apanicado Edward Woodward cantándole al señor y un desquiciado Lee entonando canciones de devoción a las fuerzas antiguas de la naturaleza. Un papel enorme en un clásico enorme que quedará para siempre en la memoria del viejo culto.

6. Francisco Scaramanga (The Man with the Golden Gun, 1974)

En esta mediocre película de James Bond protagonizada por Roger Moore, Christopher Lee hace uno de sus más brillantes papeles (y, sin duda, uno por el que será eternamente recordado). Se dijo, por ahí, que Ian Fleming siempre quiso que Lee fuera Bond en algún momento: tenía la elegancia inglesa, el temple y la brutalidad, ciertamente, para hacerlo. Sin embargo, Lee terminó interpretando al afamado asesino Francisco Sacaramanga en sus planes por controlar la energía solar del mundo. Hay dos razones importantes para catalogar este papel como uno de los roles más icónicos del actor en cuanto a temática geek. Por una parte la película pone en juego el problema de la crisis energética del 73 y, con esto, crea una reflexión interesante sobre la tecnología y su impacto en el medio ambiente a través de energías sustentables. Por el otro, el increíble juego de Goldeneye para Nintendo 64, esa producción memorable que marcó para siempre la historia de los FPS, no hubiera sido el mismo sin el recuerdo de la precisión asesina de Francisco Scaramanga: el modo Golden Gun le debe todo al carismático pistolero de las balas doradas y la gracia elegante. Como uno de los mejores villanos en toda la historia de la franquicia Bond, Lee será siempre recordado con agradecimiento en el mundo del cine de acción y en algún rincón de los fanáticos de culto y los amantes geek de los shooters noventeros.

 7. Captain Ramses (Starship Invasions, 1977)

Ésta película es una producción de peculiar rareza. Hecha en el momento de la nueva emoción por la ciencia ficción que provocó Star Wars y Starship Invasion (o Project Genocide, según el país), es una película extrañísima de serie B (a pesar de haber sido financiada por la Warner Bros. y contar con grandes actores). El resultado es una mezcla extravagante de otras películas de ciencia ficción en una melcocha extraña de paranoia por la destrucción de nuestra especie y las batallas cósmicas entre alienígenas buenos y extraterrestres malvados. Christopher Lee personifica, con todo y ese gorrito extraño con pantalones acampanados de mameluco negro y un estampado bizarro, al General Ramses, un sagaz y profundamente perverso extraterrestre que quiere destruir toda la vida de la tierra provocando suicidios masivos antes de conquistar nuestro planeta. Después de frustrarse sus esperanzas, Ramses es el que termina suicidándose dejando otro cráter en la Luna. Con una muerte espectacular más, la telequinesis incómoda que desnuda mujeres hermosas, su despiadada mirada y una actuación de pura voz en off, éste es uno de los más abigarrados papeles que tuvo Lee. Con todo, dudo que existiría Independence Day o la terrible End of Times de Shyamalan sin la influencia peculiar de este clásico de culto menospreciado.

8. Dr. Gannon (Return from Witch Mountain, 1978)

En la secuela del poco comentado y excéntrico clásico de Disney, Escape to Witch Mountain (que tuvo un intento fallido de reboot con Dwayne Johnson hace unos pocos años), Christopher Lee hace otro de sus grandes papeles de científico loco. Con sus experimentos, el enigmático Dr. Victor Gannon, no se tienta el corazón para probar sus teorías sobre los pobres niños extraterrestres que constantemente vencen el bullying. Esta película es la muestra misma de los proyectos dispares en los que constantemente se embarcaba Lee siguiendo el estereotipo que se había formado alrededor de su persona: siempre un villano inteligente, siempre elegante, siempre perverso.

9. King Haggard (The Last Unicorn, 1982)

En este interesante dibujo animado hollywoodense fuera de las puertas de Disney, encontramos muchos de los elementos que ahora son comunes en las películas animadas: un elenco impresionante de actores en los doblajes, una animación original para la época y una historia para niños que tiene tintes filosóficos más complejos que la habitual moraleja sencilla. En este peculiar clásico animado del que se recuerda poco, Christopher Lee hizo el increíble papel del villano, una vez más, bajo la forma de King Haggard, un viejo amargado que sólo puede ser feliz observando unicornios. Como en muchas de sus películas, el villano que interpreta Lee con su voz profunda y esa pronunciación tan única, encuentra la muerte de forma espectacular al final de la cinta. Siendo uno de los pocos papeles que tuvo Lee en la animación, siendo ésta una película de fantasía poco recordada, nos pareció más que apropiado incluirla en esta lista nostálgica por la carrera del insigne Christopher Lee.

10. Mr Midnight (The Return of Captain Invincible, 1983)

En otro de sus increíblemente extraños roles como villano, Cristopher Lee interpretó a Mr Midnight en el musical de comedia sobre superhéroes The Return of Captain Invinsible. A pesar de haber sido un fiasco de taquilla y que se recuerde poco esta peculiar cinta, no tendríamos probablemente Birdman ni Hanckok sin este primer desplante del superhéroe deprimido y sumido en el alcohol. Y claro, es ahí, en la temática del pomo en donde encontramos uno de los momentos más maravillosos de Lee en la pantalla grande cuando Midnight en su característica ropa de cuero portada con elegancia de perversidad sádica con bondage ligero, canta la increíble canción del trago para tentar a su oponente. Con esa voz profunda y la pronunciación exótica que lo caracterizaba, Lee imprimió fuerza y simpatía a una película que necesitaba un balance certero para el personaje de Alan Arkin. A pesar de sus fallos terribles, siempre quedará un recuerdo cariñoso por esta cinta que nos dejó ver, una vez más, los dotes de cantante del enorme actor recientemente fallecido.

11. Doctor Catheter (Gremlins 2: The last Batch, 1990)

La secuela de Gremlins es también una película increíble. Siguiendo la premisa alocada de la primera, con el mismo humor negro del sinsentido, esta película marcó a toda una generación allá por los años noventa. El papel de Christopher Lee aquí es pequeño pero inolvidable: ¿quién se atrevería a clavarle una aguja al más tierno de todos los personajes monstruosos, al proto-furbi orignal, el único y maravilloso Gizmo? La sonrisa desquiciada y la voz profunda de Lee imponen todo el dramatismo del científico loco al que le han dado un poder desmesurado. Es la ambición de la ciencia frente a lo incomprensible, lo mágico, lo arcaico de estos pequeños demonios de algún oriente complejo. Y la ciencia acaba pagando cara su ambición: no podía faltar y aquí la muerte de Lee -a cargo del genial gremlin eléctrico- es también espectacular.

12. Saruman (The Lord of the Rings: The Fellowship of The Ring, 2001)

Hasta la aparición de Radagast en The Hobbit, lo que más me había gustado del casting en la interpretación de Peter Jackson del universo de Tolkien, fueron los magos. Tanto el enorme Ian McKellen como Christopher Lee eran titanes del cine que regresaban como figuras esenciales del engranaje fantástico de la Tierra Media. Y el constante contraste entre los dos es maravilloso: al humilde Gandalf de McKellen se opone la altivez aristocrática, paternalista y despreciativa del maravilloso Saruman de Lee. ¿Quién podrá olvidar las tonalidades nórdicas que dio a su acento al pronunciar “Mordor”? ¿O la inolvidable batalla entre magos de la primera película? Lo único que podríamos criticar a su papel no dependió de él: Jackson lo quiso matar de forma bastante particular y alejada del libro. Aun así, sigue siendo una de las grandes interpretaciones de Lee y todos los fanáticos de este universo siempre se la agradeceremos.

13. Darth Tyranus (The Clone Wars y Revenge of the Sith, 2002-2005)

Con el mismo porte de maquiavelismo aristocrático, el predecesor de Darth Vader como pupilo del emperador en las dos últimas películas de Star Wars es un personaje de enorme fuerza en una saga desabrida. Lee logró imprimir en este villano toda su sagacidad elegante: no olvidemos el magnífico mango de su espada láser y esa técnica de esgrima pulcra que recuerda su papel como Rochefort en The Three Musketeers. Al mismo tiempo, Lee recreó en su personaje toda la fuerza de una mirada desquiciada, llena de odio, con pesadas ojeras tan consecuentes con el lado oscuro. Como en muchas películas de Lee, su muerte en el Episodio III es memorable: escena fundamental para la historia que sigue siendo una de las muertes más violentas por espada láser de toda la saga.

 ***

Con este breve recorrido por sus más de sesenta años de carrera queremos recordar al gran Christopher Lee como el icónico actor que siempre fue. Como bien dijo Peter Beagle, Lee fue, en el siglo XX y XXI, el último gran actor del siglo XIX. Se recordará por siempre su temple, su elegancia carismática, su voz profunda y el enormemente satisfactorio terror que siempre cosechó el villano favorito de Hollywood.

Que los monstruos velen, por siempre, su sueño.

temas