10 grandes películas que influenciaron a Star Wars

Un recuento de las cintas que sirvieron como inspiración para la primera trilogía de George Lucas.

Entre Dune de Frank Herbert, la investigación mitológica de Joseph Cambell, y una multitud de otras fuentes, las influencias que tuvo George Lucas para hacer Star Wars son bastas y complejas. Pero, sabiendo que tal vez haya muchas más películas que situar, por ahora, nos conformaremos con las más grandes referencias e inspiraciones en de Star Wars en el cine mundial.

1. 2001: A Space Odissey, Stanley Kubrick, 1968

2001: A Space Odissey  es el padre y la madre del cine de ciencia ficción contemporáneo. Fue un parteaguas osado y la inauguración de una épica espacial que profundizaba en temas existenciales más allá de la aventura gratuita en el vacío estrellado. Pero sin duda la mayor influencia de la genial película de Kubrick fueron los impresionantes efectos visuales que cambiaron el curso de los viajes espaciales en pantalla. Los diseñadores Derek Meddings y Brian Johnson tuvieron mucho que ver en este logro tomando técnicas desarrolladas para la televisión que Kubrick empleó con paciencia: maquetas enormes, tomas rotativas y diseños novedosos para estaciones espaciales. Con todo, 2001: A Space Odissey es una influencia inigualable para toda la ciencia ficción y citarla para películas tan radicalmente distintas como las de la saga de Star Wars podría parecer superfluo; pero nada pasó después de los sesenta en el cine del género que no tuviera que ver con la épica trascendental de Kubrick. Por efectos novedosos y audacias nunca antes vistas, esta película tenía que estar en nuestra lista.

2. Casablanca, Michael Curtiz, 1942

La película con el romance más cantado de la historia del cine es también una influencia mayor e inesperada para Star Wars. Y claro, podemos partir de la comparación común entre la cantina de Mos-Eisley y el café americano de Rick Blaine con su ambiente encerrado, sus invitados poco deseables y la banda de alientos que pone un curioso ambiente. Pero, sobre todos estos detalles, hay que notar la influencia del enorme papel de Humphrey Bogart en la interpretación que hace Harrison Ford de Han Solo. El mercenario tiene todo el cinismo sexy, todo el descaro ligador sin consecuencias y todo el odio instintivo hacia la autoridad que caracterizan a Rick Blaine. Por si fuera poco, Solo también repite en varias ocasiones la denominación que volvió célebre Bogart dirigiéndose con un brindis a Ingrid Bergman como kid. Independientemente de cómo decidieron continuar el renombrado romance entre Leia y Han Solo en los episodios de la era Disney, estos dos personajes podrán decir, como referencia aparte, que “siempre les quedará Endor”.

3. Flash Gordon, Frederick Stephani, 1936

Las primeras creaciones de Flash Gordon llevadas a la pantalla para rivalizar en algo con Buck Rogers, no fueron, en sentido estricto, creaciones cinematográficas típicas. La primera adaptación del renombrado cómic ocurrió en el 36 con la forma de un serial contado en trece episodios –con un formato parecido a lo que ahora sería una serie de episodios cortos. Y estos tuvieron una enorme influencia en la historia de la ciencia ficción. Flash Gordon innovó con sus viajes espaciales y sus monstruos en el planeta Mongo. Y algo de esa batalla permanece, por ejemplo. La pelea de Luke con el Rankor no puede más que recordarnos el primer enfrentamiento de Gordon salvándose e las iguanas gigantes del emperador Ming. Y bueno, claro, está el emperador, el elemento grandilocuente del Space Opera, los maqueteros viajes espaciales que se refinarían tanto en las cuatro décadas de distancia con A New Hope, la ciudad en las nubes y el scrolling inicial de información contextual que se ha vuelto tan icónico. El mismo Lucas admitió que, antes de Star Wars, lo que quería hacer era un remake digno de los seriales de Flash Gordon: desde los ochenta para acá le agradecemos que no lo haya hecho.

4. The Hidden Fortress, Akira Kurosawa, 1958

Se ha citado la gran película de Kurosawa en múltiples ocasiones como una de las influencias mayores de Lucas para A New Hope. Y no fue la única película del maestro del cine japonés que influenció el concepto de Star Wars: Lucas tomó el concepto de caballeros Jedi de las películas de samuráis, hay similitudes con Yojimbo y guiños a otros tantos clásicos de Kurosawa en la trilogía original. Pero la temática de A New Hope es espectacularmente cercana a la de The Hidden Fortress. En esta cinta del maestro japonés, una princesa debe escaparse de las garras de un tirano conquistador con la ayuda de un fiel caballero y dos vagabundos de poca monta que se tornan mercenarios. La comparación que más se ha hecho es entre estos dos personajes (Tahei y Matashichi) y C-3PO en su compañerismo casual con R2-D2. La cercanía se sostiene por ser los dos androides igualmente torpes, con incidentales cambios de lealtad (sobre todo en 3PO) y una capacidad única para meterse en problemas. Pero hay mucho más allí: el aspecto mercenario de Han Solo y Chewie que constantemente reclaman sus pagos, el malvado general enemigo con sus horribles cicatrices, la fuerza caprichosa de la princesa Leia y las múltiples batallas sostenidas por el increíble caballero que la protege, son otros tantos puntos de cercanía. En todo caso, Lucas siempre admitió su admiración por Kurosawa y uno de sus grandes méritos fue, juntándolo con el Western y el Space Opera, traducir algo del cine samurái para las amplias audiencias americanas.

5. Forbidden Planet, Fred M. Wilcox, 1956

Forbidden Planet tiene que considerarse, junto con 2001: A Space Odissey, como la continuación virtuosa de los esfuerzos de Flash Gordon. Esta enorme película del 56 cambió para siempre el rumbo de la ciencia ficción al convertirla en algo más que aventuras en el espacio. De hecho, Forbidden Planet se atreve a hacer algo inaudito adaptando La Tempestad de Shakespeare en una épica locura de alienígenas míticos, robots humanizados y romances interestelares. La profundidad de esta película y los enormes logros en efectos especiales para la época fueron, sin duda, un parteaguas que influenció profundamente el cine de ciencia ficción. Y más allá, no habría androides sin esta película, ni hologramas parlantes, ni la complejidad de los diseños extraterrestres Krell que tan profundamente se reflejan en Star Wars. Esta película es una verdadera belleza a la que hay que regresar constantemente recordando siempre la profunda revolución que causó.

6. Lawrence of Arabia, David Lean, 1962

Lawrence of Arabia es uno de los más grandes clásicos de los sesenta. Espectacularmente dirigida y actuada, con un tratamiento profundo de un personaje complejísimo y de las minucias políticas de los británicos en África, esta película merece todos los laureles que se han acumulado en las últimas cinco décadas. Como con 2001: A Space Odissey, es bastante evidente que esta película influenció enormemente el cine americano después de su estreno en el 62. Sin embargo, sus lazos con la épica de Lucas son más estrechos que los de una simple influencia general: las tomas amplias del mítico David Lean pueden observarse en cada palmo de la trilogía original; las ideas de guerra de guerrillas en el campo rebelde toman mucho de las batallas a la antigua en el desierto –con todo el caos y la bravura pura que implicaban–; y se observa la importancia del elemento humano en medio de conflictos políticos que rebasan a las personas. Con esto, no podemos negar que los desiertos de Tatooine también huelen a una vieja arabia bajo el sol implacable de la miseria y de las guerras tribales.

7. The Searchers, John Ford , 1956

The Searchers es un clásico del género Western dirigido por el legendario John Ford y protagonizado por el inconfundible John Wayne en sus años maduros. La película narra la historia de una persecución desenfrenada para recuperar a una niña secuestrada por un grupo de sanguinarios comanches. Y, de nuevo, encontramos una escena que se traduce palmo a palmo en A New Hope: el asesinato de los Edwards y el consiguiente incendio de su granja es idéntico, en todos los sentidos, al asesinato de los tíos de Luke (tenemos incluso al sobrino desesperado tratando de pasar a ver el cuerpo de sus parientes y llorando desenfrenado).  Por demás, encontramos la figura mítica de un poderoso guerrero que, poco a poco, se va descarrilando hacia el mal (de John Wayne a Anakin Skywalker) y la de un joven granjero que, por las circunstancias, termina haciendo hazañas extraordinarias. La historia no carece, además, de romance y buen humor, dos de los ingredientes primarios de la primera trilogía de Star Wars.

8. The Good, The Bad and The Ugly, Sergio Leone, 1966

Este gran clásico del cine Western también influenció la creación de Lucas. En toda la trilogía de los dólares de Leone, tenemos al más memorable retrato de pistoleros renegados de la historia. Y eso es influencia suficiente para toda una generación de películas sobre rebeldes y renegados. Pero, en particular,  hay una escena específica que Lucas cita de Leone en la primera película de Star Wars. Me refiero al asesinato de Stephens al principio de la película por “el malo”, el enigmático Angel Eyes. Esta secuencia se parece, palmo a palmo, al asesinato de Greedo por Han Solo en la cantina de Mos-Eisley. Si consideramos que The Searchers proporcionaba algunas inspiraciones temáticas para Star Wars, podemos decir que de aquí salen probablemente todas las otras temáticas western que toma la trilogía original (sobre todo en cuanto a cazadores de recompensa, pistoleros desenfrenados, persecuciones y duelos épicos de personalidades enérgicas). Nada que aderece más la influencia samurái y la épica del space opera que personajes como Solo con su mezcla de hombría cowboy al estilo Eastwood y su rebeldía avariciosa que recordará siempre a Tuco.

9. The Dam Busters, Michael Anderson, 1955

The Dam Busters es otra película multicitada como fuente para A New Hope. También conocida por aparecer insistentemente en The Wall de Pink Floyd y Alan Parker, esta película fue enormemente popular cuando George Lucas era adolescente. La cinta británica narra la historia de un ingeniero que inventa un dispositivo curioso para hacer rebotar una bomba sobre el agua colocándola exactamente junto al muro de las presas alemanas que alimentaban el esfuerzo de guerra del Tercer Reich. Ésta es, entonces, una película sobre la Segunda Guerra Mundial y sabemos qué tanto obsesionaba a Lucas (y a Spielberg) la imagen del mal puro encarnado por los Nazis. Si los desfiles imperiales tienen mucho de los colores nacional-socialistas, aquí también vemos la lucha desigual y condenada de unos cuantos pilotos frente al poder asfixiante de un imperio militar. Las empresas siderúrgicas que producían las armas alemanas son la perfecta analogía para la estrella de la muerte y la precisión requerida de los X-Wings que caen como moscas está inspirada directamente de estas películas de aviación. En general, las imágenes del ataque a las presas en la vieja cinta del 54 son increíblemente cercanas a las del ataque rebelde en A New Hope: tomas alternadas de vuelo, disparos a todas partes, constantes acercamientos a los pilotos en sus cabinas y la confusa comunicación con los líderes de escuadrón. Sin duda, ésta es una peculiar y enormemente entretenida película que merece revisarse a la luz de su influencia para la creación de A New Hope.

10. The Guns of Navarone, J. Lee Thompson, 1961

Otra gran película de la Segunda Guerra Mundial que fue enormemente popular en su momento. Este clásico comienza rindiendo homenaje a los héroes de la mitología griega como preludio a la mitología mucho más humana de la guerra contra Hitler. The Guns of Navarone es una entre tantas historias de guerra que narran la historia de unos cuantos hombres que llevan a cabo una hazaña impresionante de remotas probabilidades. De nuevo, encontramos en esto cómo se parecen los enormes cañones alemanes que apuntan al mar con el arma superpoderosa de la Estrella de la Muerte (si se fijan, incluso, todas las escenas de preparativos para disparar los cañones son muy similares en las dos películas). The Guns of Navarone termina con una explosión y la unión única de un grupo heterogéneo de héroes inesperados: la batalla contra lo que se consideró el mal ha sido contada, del lado de los vencedores, desde Grecia en el 42 hasta Yavin 4 hace mucho tiempo, en una galaxia muy lejana.

ANUNCIO