El desarrollo de hardware y software para realidad virtual es la nueva apuesta del mítico fundador de Atari.

Nolan Bushnell, el genio detrás del Atari y Chuck E. Cheese, acaba de fundar una nueva compañía de realidad virtual. La empresa, llamada Modal VR, se ve a sí misma como una desarrolladora software y hardware que provee experiencias virtuales de alta calidad completamente inmersivas.

Aunque el CEO de la compañía, Jason Crawford, ha sido bastante reacio a hablar acerca de las especificidades de su tecnología, se sabe que ésta utiliza trajes de captura de movimiento con una latencia inferior a los 10 milisegundos, así como sensores que pueden registrar todo lo que ocurre dentro de una habitación. Gracias a esto, Modal VR ha creado una plataforma de realidad virtual completamente inalámbrica que puede funcionar con usuarios múltiples en áreas mayores a los 80,000 metros cuadrados.

Si ya te estás imaginando videojuegos en realidad virtual, estás en todo lo correcto; pero Crawford y Bushnell tienen en mente un juego aún más grande. Ambos consideran a Modal como una “ventanilla única” para cualquier necesidad relacionada con la realidad virtual. Ven en su compañía una especie de app store para desarrolladores de VR que deseen trabajar con el sistema Modal y creen aplicaciones para los negocios que trabajarán con su tecnología.

Sin embargo, ésta no será para todos. Crawford ha declarado que no ha pensado en ella como un producto de consumo, y aunque ni él ni Bushnell han fijado un precio para el sistema (el cual es todavía un prototipo), es claro que Modal no va a ser lo suficientemente barato para el gamer promedio. Esto no quiere decir que los usuarios no podrán poner sus manos en el equipo, sino simplemente que no podrán adquirirlo.

Esta visión de negocio se remonta a mucho tiempo atrás, a los primeros días cundo Bushnell era un pionero de los videojuegos. Básicamente, Chuck E. Cheese era un lugar al que podían ir a jugar los niños que no poseían una consola propia.

Ubicada en Los Ángeles, la historia de esta compañía comienza hace tres años cuando Crawfrod conoce a Nolan Bushnell, su héroe de la infancia. En esa época, el panorama de la realidad virtual era incierto, y aunque Crawford ya tenía una idea de lo que quería desarrollar, no contaba con la tecnología para hacerlo. Tras muchos intentos y fracasos, finalmente Bushnell aceptó asesorarlo en la construcción de la empresa de la que terminaría siendo cofundador.

El CEO cuenta para TechCrunch que comenzó a trabajar en Modal tan pronto como se enteró de la campaña de Kickstarter de Oculus Rift. “Pensé: espera un poco. Este es el momento perfecto para volver a la realidad virtual. Creo que será algo enorme y quiero formar parte de eso”, ha declarado Crawford.  Así, la idea de un espacio al que se pudiera ir para experimentar una inmersión completa en la realidad virtual fue el inicio de todo.

Precisamente esto es lo que puede encontrarse, por ejemplo, en los Machinima Studios: un cuarto de casi 300 metros cuadrados en el que se juega Pong utilizando la tecnología Modal. En este espacio, dos jugadores corren de lado a lado de la habitación vacía golpeando una pelota virtual, mientras un monitor de televisión nos muestra la acción en VR.

De acuerdo a Crawforld, el componente central de su tecnología era que fuese free-roaming: debía ser inalámbrico para que los usuarios alcanzaran una inmersión completa. Crawford entiende que corresponde a los desarrolladores de videojuegos y aplicaciones hacer dinero con Modal, encontrando nuevas formas de utilizar su tecnología. Idealmente, piensa, son ellos quienes pueden enfocar sus habilidades para resolver problemas diarios a través de la realidad virtual.

Modal pretende, así, ganar dinero a través tanto de las ventas de su hardware como de un porcentaje en las ganancias de cualquier aplicación que se venda a través de su plataforma. La compañía se encuentra ya desarrollando varios juegos y herramientas, los cuales demostrarán de lo que su sistema es capaz.

fuente TechCrunch

temas