Con su presupuesto de 160 millones de dólares, la escena del pasillo flotante de Inception resultó ser una de las secuencias más impresionantes de la película.

Si quitamos los fondos monetarios, el staff, las computadoras, ¿qué nos queda? Pues al camarógrafo Justin Fredrick Clark le dio por desafiar la gravedad y construyó desde una habitación asombrosa. Con sólo 350 dólares y un taller ciertamente muy bien equipado, reunió a unos amigos para crear una miniatura real del mundo onírico de la película. Todo el proceso de construcción no tardó más de una semana.

El equipo filmó todo el proceso de construcción, desde el primer clavo hasta su demolición, no tardó más de una semana. En el video podemos ver cómo instalan la iluminación, y cómo lo instalan todo en el montacargas para establecer el modelo giratorio. El video es un poco largo, pero vale la pena.

temas