Utilizan ADN para reconstruir el rostro de una mujer que vivió en Japón hace 3,800 años

El estudio del ADN muestra que la cultura Jomon podía tolerar alimentos grasos y alcohol.
(El Museo Nacional de la Naturaleza y la Ciencia de Tokio)

El ADN recién obtenido de los restos de una mujer que vivió en Japón entre 3,500 y 3,800 años atrás está ayudando a los científicos a reconstruir la historia de las personas prehistóricas que habitaron la región durante el periodo Jōmon.

Según Asahi Shimbun, el trabajo académico se basó en el ADN obtenido de un diente molar descubierto en el cráneo de una mujer en el sitio arqueológico Funadomari en la isla Rebun, frente a la costa de Hokkaido, la isla principal más septentrional de Japón.

Después de secuenciar todo el genoma de esta muestra, un equipo de investigación liderado por el Museo Nacional de la Naturaleza y la Ciencia en Tokio se ha dado cuenta de que la gente de Jōmon tenía características claramente diferentes a las de la población japonesa actual; tenían una piel bastante oscura, ojos marrones, pecas y cabello muy rizado.

(El Museo Nacional de la Naturaleza y la Ciencia de Tokio)

Una inmersión profunda en el genoma de esta mujer muestra que las personas estaban genéticamente cercanas a las poblaciones nativas del lejano Oriente ruso, la península de Corea y los indígenas taiwaneses.

El trabajo también ha proporcionado algunas nuevas ideas sobre el estilo de vida de la cultura Jōmon. Por un lado, parece tener una variación genética relativamente rara que permite a las personas digerir y metabolizar las dietas ricas en grasas.

Curiosamente, esta variante genética se encuentra en la mayoría de las poblaciones que viven en el Ártico que, por casualidad, comen una gran cantidad de mamíferos marinos, como la morsa, la foca y la ballena. Esta variante genética se encuentra casi siempre en la población ártica y permanece hasta el día de hoy. También habrían tenido una fuerte tolerancia al alcohol debido a una variación genética particular, que no es tan común en las poblaciones del este de Asia.

El periodo de Jōmon también conocido como período neolítico de Japón, se extendió desde alrededor de 10500 AC a 300 AC. A medida que la Edad de Hielo comenzó a descongelarse, los bosques de hojas caducas y los pastizales comenzaron a florecer a lo largo del archipiélago japonés, fomentando una cultura de personas que se centraba en la caza, la pesca y la recolección. Fue un periodo también marcado por el desarrollo de la cerámica y la fabricación de herramientas, cuyo estilo da el nombre de Jōmon. Si bien los Jōmon eran principalmente una cultura de cazadores-recolectores, establecieron algunos asentamientos y aldeas, que han sido objeto de un extenso estudio arqueológico.