Sin duda, las aplicaciones más impresionantes de la impresión 3D son las que tienen que ver con la medicina, desde reconstrucciones faciales hasta la impresión de modelos a gran escala para planificar una cirugía a corazón abierto.

Ahora, los doctores del hospital universitario de Pekín lograron implantar exitosamente una vértebra en la columna de un niño de 12 años. A este pequeño le detectaron cáncer de hueso en la 2 segunda vértebra, por lo que tuvieron que removerla para evitar que la enfermedad se extendiera.

El lugar de usar plástico tradicional, los doctores utilizaron titanio para imprimirla, y al ser un elemento hecho a la medida y necesidades exactas del paciente, podría permitir que la recuperación postoperatoria sea más rápida. Regularmente en estos casos se implantan vértebras de tamaños y formas standard, lo que hace necesario instalar cementos especiales o tornillos que pueden soltarse con el tiempo.

Todavía falta ver como evoluciona el paciente, pero los doctores se encuentran optimistas, y no descartan que este antecedente pueda revolucionar la cirugía ortopédica.

vía Forbes

fuente Pekin University Third Hospital

temas