En julio de este año, el Washington Post reportó que las cifras de ataques sexuales en contra de mujeres en los campus universitarios de Estados Unidos han aumentado 50% en los últimos 3 años. En la mayoría de los casos, las víctimas son drogadas con sustancias como el éxtasis o las famosas “roofies”.

Con esta problemática en mente, un equipo de estudiantes de la Universidad estatal de Carolina del Norte desarrollaron un esmalte de uñas que puede detectar una bebida contaminada. Esta nueva tecnología no sólo tiene un fin estético, también cambia de color al entrar en contacto con el Rohypnol o el GHB (éxtasis líquido), dos de las drogas más comunes utilizadas en violaciones, debido a su carácter incoloro, inoloro e insípido.

“Queremos que el miedo pase de las víctimas a los agresores, y convertirnos en la primera empresa del mundo de la moda que ayude a las mujeres a prevenir las agresiones sexuales.”

La startup se llama Undercover Colors, y acaba de recaudar 100,000 dólares procedentes de un inversor que se enamoró del proyecto tras ser presentado en una feria de negocios estadounidense, la K50 Startup Showcase. Actualmente están buscando más financiación que les ayude a refinar su prototipo para poder empezar a comercializarlo.

 

nail2

* Foto de portada: Chris Lyn

vía Daily Mail

fuente Undercover Colors