Nos venimos enterando que uno de los robots más aventureros en el mundo fue víctima de un terrible crimen que lo dejó hecho pedazos y vandalizado entre la basura en las calles de Philadelphia, Pensilvania… A tan sólo dos semanas de haberse aventurado en territorio estadounidense

Pero, ¿quién es este enigmático personaje? HitchBot es el amigable y carismático robot de Port Credit, Ontario, Canadá, “criado” por el Dr. David Smith y la Dra. Frauke Zeller. En su página web dice que es un robot que quiere explorar el mundo y conocer nuevos amigos. Y eso es lo que hizo desde el año pasado hasta la reciente tragedia.

Antes de que apareciera la fotografía de su cuerpecito, HitchBot ya había viajado por el mundo. Ésto lo logró gracias a su carisma y habilidad para conseguir aventones, pues el robot no se puede mover por su cuenta. Así, el robot viajó 6,200 km desde Halifax, Nueva Escocia, en la costa este de Canadá, hasta Victoria, Columbia Británica, en la costa del Pacífico, gracias a 18 rides del 27 de julio del 2014, al 21 de agosto del mismo año.

[vimeo 100845249 w=640 h=360]

Pero eso no fue todo, pues en febrero de este 2015, en tan sólo 10 días recorrió Alemania para luego en junio pasearse por Holanda, y en los tres viajes no tuvo mayores problemas. Sin embargo, Hace dos semanas, HitchBot llegó a Massachusetts con la esperanza de ir a San Francisco y hacer un viaje memorable. La mala noticia es que no lo lograría.

hitchBOT_Bucket_List
Metas a cumplir de HitchBot en el viaje a través de Estados Unidos.

El equipo de HitchBot recibió la fotografía del cuerpo del robot, sin embargo, no fue hasta que el archivo se filtró que el público se enteró del destino del autómata. Mientras tanto, los creadores esperan tener más información de dónde quedó el robot hasta el miércoles, pues no tienen forma de rastrearlo, ya que no tiene batería.

Este robot en realidad es parte de un experimento social que Smith y Zeller querían realizar con todos aquellos que se lo encontraran. Por eso, ahora que recibieron las malas noticias, preguntaron: “¿qué se puede aprender de ésto?”, cuestión que, ante los acontecimientos, sí nos puede dejar pensando.

En su sitio web, HitchBot publicó lo siguiente para marcar el final de su travesía: “¡Supongo que a veces le pasan malas cosas a los robots buenos! Mi viaje tuvo que llegar a un fin por ahora, pero mi amor por los humanos jamás morirá. Gracias a todos mis amigos.”

hitchBOT_2

fuente HitchBot

temas