Esta es la razón por la que es importante marchar mañana por la ciencia

El sábado el mundo marchará a favor de preservar el presupuesto para la ciencia y la tecnología. México no será la excepción.

El mundo se partió en dos de la risa cuando Donald Trump anunció que iría por la presidencia, luego se asustó cuando representó al partido republicano y, finalmente, se compadeció de sí mismo cuando logró su cometido: ser el flamante presidente de Estados Unidos. Algunos consideran que a cien días de su mandato no ha sucedido nada grave. Sin embargo, basta con mirar los bombardeos recientes a Siria y Afganistán para entender que la forma de restablecer la economía de su país del mundo es a través de la industria armamentística.

Esta estrategia conlleva, forzosamente, a restructurar los planes económicos del mandatario, de ahí que el actual presidente de norteamericano pretende reducir el presupuesto para la ciencia, siendo la Agencia de Protección Ambiental la más afectada al sufrir un recorte del 31%. Pero todos los departamentos se verán afectados. El Departamento de Agricultura sufrirá una disminución presupuestal del -21%; el Departamento de Salud y Servicios Humanos del -18%; el Departamento de Energía el -6% e incluso quiere recortar el presupuesto de la NASA en un -1 por ciento.

Según el America First: A Budget Blueprint to Make America Great Again, nombre de la propuesta, los recortes presupuestales se aplicarán a partir del 1 de octubre de este 2017, fecha en la que inicia oficialmente el año fiscal en Estados Unidos. A partir de esta noticia, y desde finales de enero, un grupo de científicos estadounidenses están organizando una mega marcha a favor de la ciencia con el propósito de “defender una ciencia sólidamente financiada y comunicada al público como un pilar de la libertad y la prosperidad humanas”, al tiempo que el plebiscito exige al poder que “establezca políticas basadas en evidencia para el interés público”. A este “despertar” de la ciencia, le siguieron iniciativas en otros países alrededor del globo. Hasta ahora se han sumado 514 ciudades en 52 países, incluyendo Ciudad de México, Guadalajara, San Luis Potosí e Irapuato. ¿Pero por qué marchar por un recorte presupuestal a Estados Unidos?

En México también hay razones para marchar

En primer lugar, se trata de un movimiento solidario. El recorte presupuestal de Donald Trump es una evidencia física de una ideología que se centra en el racismo, la homofobia, el machismo y la xenofobia; que perpetua la doctrina Monroe y todas las políticas que hacen ver a Estados Unidos como un país que debe cuidarse de todo el mundo, “porque el mundo es peligroso”.

En segundo lugar, la drástica disminución de presupuesto a la Agencia de Protección Ambiental abre la posibilidad (todavía más) a la explotación del ecosistema por parte de las grandes empresas y la disminución en el estudio del cambio climático, lo que a la larga afecta a las economías de todo el mundo por ser Estados Unidos una potencia.

En tercer lugar, y particularmente para México, esta marcha es importante porque tenemos nuestras propias razones para movilizarnos: La reducción en la cantidad de becas y proyectos asigandos por el Conacyt (Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología), el cambio de criterio para la asignación de montos de becas de posgrados de salarios mínimos a Unidades de Medida y Actualización (UMA), la reducción en el presupuesto para la educación pública y, por supuesto, la reducción del presupuesto para el desarrollo de Ciencia y Tecnología. Además, está el hecho de que el gobierno mexicano sólo designa el 0.8% de su Producto Interno Bruto al desarrollo de ciencia y tecnología, apenas 9,000 millones de dólares, que si bien parece mucho, no es nada comparación y relación con otros países.

A pesar de que el Conacyt asegura, desde marzo pasado, que no hubo ningún recorte para los estudiantes que cuentan con estímulos de la institución, lo cierto es que los montos no crecieron como acostumbraban a hacerlo año con año. La Asamblea Nacional de Estudiantes de Posgrado –los convocantes- reconocen que México se encuentra en una crisis a nivel científico derivada entre otras cosas del mal manejo que los administrativos hacen de los fondos del presupuesto.

Estos son motivos suficientes para manifestarse, pero si te parece poca cosa, es importante comprender que las civilizaciones se fundan en el conocimiento. En distintas épocas de la humanidad, el centro del discurso de los intelectuales –incluyendo a los científicos, desde luego- ha girado en torno a diversos temas. Por ejemplo, durante el siglo XVIII, la atención del mundo estaba sobre las leyes y el derecho. De ahí que existieran pensadores como los enciclopedistas y las ideologías prerrevolucionarias en los distintos países. El estado derecho y el derecho a ser humano eran una necesidad.

Hoy en día, la tecnología se encuentra en el centro del discurso mundial, filosofía, leyes, arte y ciencia, enfocan todos sus esfuerzos por comprender nuestra relación con la misma, por eso es importante fomentar el desarrollo científico. Por eso y porque nuestro derecho al conocimiento es la forma más franca de la libertad en estos tiempos.

La “Marcha por la Ciencia” se llevará a cabo este sábado a las 16:00 horas, en el marco del Día por la tierra y la cita para los habitantes de la Ciudad de México es en el Ángel de la Independencia para llegar al Zócalo capitalino.

temas