Científicos crearon un polímero basándose en el mecanismo de regeneración en los cefalópodos.

Un grupo de científicos de la Penn State University han diseñado un polímero que tiene la capacidad de “curarse” a sí mismo, éste fue desarrollado después de un exhaustivo estudio del anillo de dientes de los pulpos y en su sistema de regeneración. Los hallazgos fueron publicados ayer en Nature.

El material puede regenerarse al añadir únicamente un par de gotas de agua, y no pierde sus propiedades, es decir, que aunque se haya partido por la mitad por alguna razón, al volver a su estado inicial puede estirarse y resistir peso igual que antes.

Para lograrlo, los investigadores consiguieron reproducir el tipo de proteínas que permiten el mecanismo de regeneración en el anillo de dientes y tentáculos de los pulpos; después de probar varias especies diferentes alrededor del mundo, el equipo dio con el código genético de estas proteínas. Después crearon bacterias para poder hacer más pruebas en un laboratorio.

asda
Los investigadores analizaron los dientes de distintas especies distintas

Para probar su fuerza, hicieron un par de experimentos con el nuevo material, le dieron una forma diminuta y delgada, posteriormente lo dañaron un poco y lo cortaron por la mitad, entonces juntaron los fragmentos de nuevo y les colocaron agua, el resultado fue exitoso.

Se pretende que el material pueda utilizarse para reparar sistemas como cables de fibra óptica que tienen que permanecer mucho tiempo al fondo del mar, y que no sea posible visitar con tanta frecuencia, pero también podría emplearse en la medicina para extender la duración de algunos implantes biomédicos. El siguiente paso para el equipo, es ver si hay alguna manera de utilizar su nuevo material para tratar heridas.

vía Engadget

fuente Popular Science

temas