La píldora sirve para tratar la esquizofrenia, transtornos de bipolaridad y la depresión.

Aprueban la primera pastilla digital en Estados Unidos

La FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos) de Estados Unidos acaba de aprobar la primer píldora digital para ser comercializada. Su nombre es Abilify MyCite y puede rastrear si los pacientes se han tomado sus medicamentos.

La píldora está equipada con un diminuto sensor digerible que se comunica con un parche usado por el paciente. El parche transmite los datos de la medicación a una app que se tiene que instalar en el teléfono.

Pero no sólo sirve para que tú mismo recuerdes si te tomaste la pastilla o no, la aplicación te permite compartir la información con tu doctor y tus familiares o personas de confianza para que ellos también puedan estar pendiente del tratamiento. Así que ya no podrás “endulzarle la píldora a nadie” tendrás que tomarte tus medicamentos sí o sí.

Abilify es un medicamento que trata la esquizofrenia, el transtorno bipolar y es un tratamiento complementario para tratar la depresión.

¿Cómo funciona el sensor?

El parche se debe pegar del lado izquierdo de la caja torácica.

El sensor es tan pequeño como un grano de arena y está hecho de silicio, cobre y magnesio. Cuando el paciente ingiere Abilify MyCite el sensor se enciende al entrar en contacto con el ácido estomacal, esto significa que el pequeño sensor pasa a través del cuerpo de forma natural. El parche se pone del lado izquierdo en la caja torácica y recibe la señal varios minutos después de la ingesta de la píldora.

El parche, entonces, envía datos al smartphone como el momento en el que se tomó la píldora y la dosis a través de conexión Bluetooth. El parche tiene que ser sustituido cada 7 días.

¿Quiénes ven mi información?

El paciente puede programar la aplicación para que el doctor revise los datos y puede escoger hasta a cuatro personas para compartir los informes. Se tiene la posibilidad de derogar el acceso en cualquier momento.

Los creadores

Así es el pequeño sensor que se comunica con el parche.

La píldora fue desarrollada por la compañía farmaceútica japonesa Otsuka y el servicio de medicina digital Proteus Digital Health, siendo estos últimos quienes fabrican el sensor.

Algunos expertos como Ameet Sarpatwari, maestro de medicina en la Facultad de Medicina de Harvard, declaró para The New York Times que la píldora digital:

“tiene el potencial para mejorar la sauld pública, pero si se usa incorrectamente, podría fomentar más la desconfianza en lugar de la confianza”.

La declaración representa la preocupación de que la pastilla digital se vuelva una forma de control sobre los pacientes con esquizofrenia, depresión o bipolaridad, acercándose más a prácticas conductistas que poco beneficiarían a quienes consuman el medicamento.

Al final, no se ha dado a conocer el precio de la medicina, pero la FDA anticipa un potencial de solicitudes para que aprueben más píldoras digitales. Esta tecnología puede tener muchas posibilidades a futuro, pero también puede representar un riesgo irreductible. Como siempre, depende del uso que se le dé a estas píldoras digitales.

vía The New York Times

fuente Proteus Digital Health

temas