Peggy es el nombre informal de esta luna en formación que se encuentra en el anillo exterior de Saturno. Fue identificada a partir de una anomalía gravitatoria que puede darnos una idea de cómo se formaron las otros satélites de ese planeta e incluso los planetas de nuestro Sistema Solar.

La anomalía fue captada por la sonda Cassini (puesta en órbita por la cooperación entre la NASA y la Agencia Espacial Europea) y aunque no se sabe nada con seguridad, los expertos creen que podría tratarse del nacimiento de una luna. La anomalía mide aproximadamente 10 km de ancho y 1,200 de largo, mientras que Peggy, la posible luna, tendría aproximadamente solo un kilómetro de diámetro.

peggy-saturno02

El año próximo Cassini podría darnos imágenes más claras del fenómeno, lo que daría pie a una investigación más profunda. Por lo pronto, los investigadores de la NASA se encuentran muy emocionados por el fenómeno. Carl Murray de la Universidad Reina María de Londres y uno de los responsables del reporte en torno a Peggy, comentó:

“No habíamos visto nada como esto antes. Podríamos estar viendo un acto de nacimiento, en el que este objeto se encuentra abandonando el anillo para convertirse en una luna individual.”

Aunque lo más probable es que Peggy estalle y nunca se forme como luna, este proceso puede enseñarnos mucho acerca del nacimiento de los cuerpos celestes. Adicionalmente, puede ser un fenómeno que solo veremos una vez, pues con toda probabilidad Saturno se encuentra demasiado exhausto como para generar nuevas lunas.

vía Gizmodo

fuente NASA

temas