Este terrorífico parásito transforma en zombies a los caracoles

Se trata de un parásito que toma el control del molusco para conducirlo a su suicidio.
(Foto: Newsflare)

Hace algunos días apareció en Twitter el video de un caracol de colores que invitaba a la gente a darle fav y a compartirlo para que alegrara el día de los usuarios, sin embargo, la belleza multicolor del simpático gasterópodo ocultaba un secreto más oscuro y terrible, se trata, en realidad, de un caracol zombie.

También te recomendamos leer: El hongo que transforma hormigas en “zombies” es más terrible de lo que se creía

En una entrevista telefónica con el diario El País, Felipe González Acevedo, estudiante de medecina procedente de Neiva Colombia, explica que luego de ver el video, decidió crear un hilo explicando la verdad detrás de este inusual caracol.

Dice Gónzalez:

“Decidí hacer un hilo en Twitter para explicar por qué el caracol tenía ese aspecto pero no pensé que fuera a tener tanto éxito”.

Y es que el fEl hilo creado por González tiene más de 22, 000 shares al momento de escribir esta nota y 8,000 favs. Todo en menos de 48 horas.

El video original fue grabado en Taiwán en la región de Changhua y se trata de un caracol que fue infectado por un leucocliridio (Leucochloridium paradoxum), un gusano parasitario que afecta el comportamiento del molusco controlando sus movimientos.

Si el caracol es de colores se debe a que el parásito los provoca para atraer a los pájaros y que se coman al gasterópodo. Similar a otros gusanos u hongos parásito, el leucocliridio tiene que terminar su ciclo de vida en las heces aves, quienes también son huéspedes y, posteriormente, los huevecillos del parásito vuelven a ser consumidos por estos caracoles. ¡El ciclo sin fin!

De acuerdo con El País y González, el parásito crece dentro del hígado, similar a un tumor, y poco a poco va apoderándose del cerebro del caracol para aprovechar toda su energía y nutrientes. A partir de ahí controla los movimientos del caracol y lo lleva a su muerte. Las larvas se alojan en los tentáculos y ojos y se mueven para atraer a los depredadores. Es, como explica la nota, “un caballo de Troya para pájaros”.