La famosa banda de Chicago se asoció con un científico de la Universidad de California para transformar su más reciente disco en una secuencia de ADN.

Damian Kulash, el vocalista principal de la banda indie OK Go, habló con The New Yorker y confirmó que el grupo está colaborando con Sri Kosuri, un investigador bioquímico que trabaja en el laboratorio genómico del Centro Médico de la Universidad de Columbia en Los Ángeles (UCLA). Kulash conoció a Kosuri en una conferencia en la UCLA en el 2012, en la que el científico explicó a los presentes que la tecnología actual está cerca de llegar a su límite en materia de densidad y almacenamiento de datos, por lo que él proponía como vía alterna para este fin voltear a ver al ADN como la nueva forma de almacenar información. En ese entonces Kosuri ya había conseguido codificar un libro completo en secuencias de ADN.

El investigador de la UCLA sostiene que las secuencias de ADN son cadenas clasificadas por las letras A, C, T y G, por lo que transformar información en este tipo de secuencia es sencillo, sobre todo en el caso de las canciones en su versión digital, debido a que son secuencias de unos y ceros.

ADN
El ADN puede ser el futuro del almacenamiento

La colaboración entre Kulash y Kosuri ha llevado a que el más reciente álbum de OK Go, Hungry Ghosts, que ya cuenta con versión en CD, MP3 y LP, también pueda estar disponible en una secuencia de ADN para el mes entrante. Sin embargo, a pesar de que ya tienen la secuencia completa, la agrupación y el científico aun deben de lograr vencer problemas legales para poder comercializar su disco en este formato.

“En términos legales, no está claro si vamos a ser capaces de vender el álbum en formato de ADN a cualquier persona, o cómo lo haremos llegar físicamente a los fans. Las regulaciones en esta materia son jodidamente fuertes”, declaró Kulash.

En teoría, si consiguen saltarse las regulaciones, las personas que compren Hungry Ghosts en su versión de ADN recibirán un pequeño recipiente con algunas gotas de agua en su interior. Dentro de esas gotas se encuentran varios nanogramos de material genético, que equivalen a unas cien mil copias del disco.

“Obviamente, este es un gesto artístico y un proyecto científico, no es la forma más eficaz de comprar realmente nuestro álbum. Pero, si vendemos sólo una o dos gotas de agua, vamos a tener el álbum más vendido de todos los tiempos”, dijo Kulash.

Así que, más que un proyecto comercial, el experimento de Ok Go y Sri Kosuri es un primer paso en demostrar la capacidad del ADN como medio de almacenamiento.

vía Fast Company

fuente The New Yorker

temas