La nave OSIRIS-REx encontró presencia de agua entre las rocas del asteroide Bennu.

Bennu

(Créditos: NASA / Goddard / Universidad de Arizona)

La misión Orígenes de la NASA a la cual pertenece la nave OSIRIS-REx se encuentra analizando el asteroide Bennu y los datos sugieren que entre las rocas que la forman hay agua. Los miembros del equipo que confirman la misión, liderados por la Universidad de Arizona, presentaron este histórico hallazgo en la reunión anual de la Unión Geofísica Americana en Washington.

Bennu
Imagen de mosaico del asteroide Bennu compuesta por 12 imágenes PolyCam recolectadas el 2 de diciembre por la nave espacial OSIRIS-REx desde un rango de 24 km.
(Créditos: NASA / Goddard / Universidad de Arizona)

Bennu

La NASA explicó que, durante la fase de aproximación de la misión, entre mediados de agosto y principios de diciembre, la nave viajó 2.2 millones de kilómetros desde la Tierra hasta las inmediaciones del asteroide (se ubicó a 19 kilómetros de Bennu). Al llegar dos espectrómetros del OSIRIS-REx encontraron la presencia de moléculas que contienen átomos de oxígeno e hidrógeno unidos entre sí, conocidos como “hidroxilos”.

“El equipo sospecha que estos grupos hidroxilo existen a nivel mundial a través del asteroide en minerales arcillosos que contienen agua, lo que significa que, en algún momento, el material rocoso de Bennu interactuó con el agua”, explica la NASA en un comunicado.

Si bien Bennu en sí es demasiado pequeño como para haber alojado agua líquida, el hallazgo indica que en algún momento hubo agua líquida en el cuerpo de los padres de Bennu, un asteroide mucho más grande.

“Nuestros datos iniciales muestran que el equipo eligió el asteroide correcto como el objetivo de la misión OSIRIS-REx. No hemos descubierto ningún problema insuperable en Bennu hasta ahora”, dijo Dante Lauretta, investigadora principal de OSIRIS-REx en la Universidad de Arizona y añadió que la nave espacial esta en óptimas condiciones y sus instrumentos “funcionan mejor de lo necesario”.

La misión actualmente está realizando un estudio preliminar del asteroide, volando la nave en pases sobre el polo norte, el ecuador y el polo sur de Bennu en rangos de hasta 7 kilómetros de distancia para determinar mejor la masa del asteroide. Los científicos e ingenieros de la misión deben conocer la masa del asteroide para diseñar la inserción de la nave espacial en órbita porque la masa afecta la atracción gravitacional del asteroide en la nave espacial. Conocer la masa de Bennu también ayudará al equipo científico a comprender su estructura y composición.

fuente NASA

temas