La NASA revela que Andrómeda está comenzando a colisionar con la Vía Láctea

Esto confirma, entre otras cosas, los modelos teóricos que afirman que la Vía Láctea y Andrómeda chocarán entre sí
Muy Interesante

Gracias a observaciones mediante el telescopio Hubble, la NASA pudo confirmar que el halo de la galaxia Andrómeda está comenzando a colisionar con el de la Vía Láctea.

Dentro de los modelos teóricos sobre el movimiento de Andrómeda y la Vía Láctea sea sabe que estas dos tendrán que colisionar eventualmente y este evento está comenzando a suceder a pesar de lo distante que parece.

La NASA comunicó de esta forma las observaciones que confirmaron el hecho:

“Los científicos se sorprendieron al descubrir que este halo tenue y casi invisible de plasma difuso se extiende a 1.3 millones de años luz de la galaxia, aproximadamente a la mitad de nuestra Vía Láctea, y hasta 2 millones de años luz en algunas direcciones”

Te recomendamos: La galaxia de Andrómeda podría devorar a la Vía Láctea

Este halo del que se habla es una especie de brazo que se extiende por la rotación de ambas galaxias que en este instante están rozando sus límites, que con el tiempo seguirán avanzando hasta colisionar y formar un cuerpo de galaxia diferente en millones de años hacia el futuro.

Samantha Berek, líder del grupo de astrónomos encargados de esta investigación, detalló que las observaciones de esta colisión serán importantes pare entender cómo se forman las galaxias, pues en esta zona específica de ambas se encuentra procesos de supernovas y nacimiento de otras estrellas.

Esto quiere decir que se puede analizar de una manera un poco más concreta cómo ocurren estos procesos dentro de la interacción de ambos halos galácticos.

Según esta misma investigadora, en el halo de Andrómeda la actividad es mucho más intensa y compleja, además de ser una sola de alrededor de 500 mil años luz de longitud, por lo que será bastante fructífera su investigación y observación.

NASA

Durante los siguientes años, para los astrónomos, será importante poder distinguir cómo se forman las estrellas y las supernovas en un sistema galáctico diferente al nuestro de primera mano.

ANUNCIO