Un latido de rayos gamma en un agujero negro está desconcertando a la ciencia

Esto es algo que nunca había sucedido y por eso mismo no se entiende qué sucede

Un extraño fenómeno espacial está desconcertando a la ciencia, pues un latido de rayos gamma, proveniente de la constelación de Aquila está en sincronía con un agujero negro, lo cual revela una conexión entre ambos que no se logra explicar por el momento.

Según Jian Li, investigador del Deutsches Elektronen-Synchrotron Humboldt y Diego Torres, profesor del IEEC-CSIC (Institito de Ciencias Espaciales), lo raro está no solamente en que estén latiendo con el mismo ritmo en precisión, sino que  

BBVA

Esta observación se hizo gracias al telescopio espacial de rayos gamma Fermi, propiedad de la NASA, con el que se analizaron los datos recabados a lo largo de 10 años del sistema catalogado como SS 433, que se encuentra a 15 mil años luz de nuestro planeta y se conforma de una estrella gigante y un agujero negro de aproximadamente entre 10 y 20 masas solares.

Según la información conseguida, la estrella gigante y el agujero negro orbitan entre sí con un periodo cíclico de 13 días, al mismo tiempo que el sol gigante de la galaxia es consumido por el centro gravitacional del agujero.

Lo raro de este sistema es que el residuo de la masa consumida por el hoyo negro, aquella que logra ponerse alrededor y se le conoce como cuásar, está repartido con normalidad, como indican las teorías y las previsiones de este tipo de fenómenos, pero existen rayos gamma a 100 años luz de distancia de este que comparten el pulso gravitacional del sistema, y no tienen la dirección que naturalmente debería tomar toda la materia expulsada del hoyo negro y su interacción con el sol gigante de esta galaxia.

Al mismo tiempo que es extraño el que esto suceda, tampoco se encuentra una razón clara de ello. Los investigadores no entienden cómo, en primer lugar, un agujero negro podría impulsar los latidos de la nube de rayos gamma.

Por ahora, su única explicación es que el disco de acreción y los residuos de materia del Sol han estado impactando de manera leve esta nube, dando como resultado ese pulso tan exacto y extraño.

ANUNCIO