Científicos británicos descubrieron un nuevo beneficio de la música. 

No es un secreto que la música nos ayuda muchísimo a aligerar tareas difíciles como el trabajo, estudiar por un rato o hacer ejercicios muy pesados, también nos ayuda a concentrarnos, pero ahora un estudio comprueba que la música también es un buen asistente para perder el miedo y sentir menos dolor, antes, durante y después de una operación quirúrgica.

Un grupo de científicos británicos de las universidades de Queen Mary y Brunel, se dieron a la tarea de evaluar 73 estudios diferentes sobre el tema en los que participaron de entre un total de 7,000 pacientes, sus hallazgos fueron publicados en la revista científica The Lancet. De acuerdo con la directora del proyecto, Catherine Meads, “la música supone una intervención segura, no invasiva y bastante económica, que debería estar al acceso de todos los pacientes de una cirugía”.

Utilizando cascos o altavoces, para llegar a la conclusión, el equipo investigó la repercusión de la música en pacientes, antes, durante y después del momento de la operación. Los resultados variaron dependiendo mucho en el género musical, la duración y el momento en el que suena la canción; también notaron que hay diferencia en pacientes inconscientes.

Sin embargo, Meads señala que a pesar de que la música no puede reemplazar a los medicamentos, y tampoco cuenta como un factor que ayude a reducir el tiempo de recuperación, sí redujo considerablemente la ansiedad, el dolor post-operatorio –por ende redujo el uso de analgésicos–, logrando resultados incluso superiores a otros cuidados, como masajes o ejercicios.

fuente The Lancet

temas