Las cirugías a corazón abierto para la instalación de marcapasos son de las más delicadas por lo invasivo del procedimiento, pero una compañía estadounidense podría cambiar esto para siempre.

El laboratorio Medtronic diseñó un marcapasos Micra TPS de tan solo 22 mm y que no requiere cirugía para instalarse. En lugar de eso, sólo es necesario hacer una pequeña incisión de 7 mm en el muslo del paciente para guiar el pequeño dispositivo con un catéter a través de una vena.

Una vez que llega al corazón, se instala en las paredes del ventrículo derecho. Otra ventaja de este diseño es que no requiere de cables que conectan el marcapasos, ya que manda impulsos eléctricos a través de un electrodo que está colocado en el propio dispositivo y además, tiene una batería con duración de entre 8 y 10 años.

Micra-TPS-02

Por ahora el proyecto se encuentra en etapa experimental, y la semana pasada un equipo de médicos austriacos implantó un dispositivo de este tipo en el primer participante humano como parte de un ensayo clínico.

Brian Lindman, especialista cardiovascular de la Facultad de Medicina de la Universidad Washington, publicó un estudio en donde señala que procedimientos menos invasivos como este, son más seguros para pacientes de alto riesgo como personas de edad avanzada o que están muy débiles para someterse a una cirugía. Sin embargo, también señalan que la eficiencia de estos dispositivos varía conforme al diagnóstico, por lo que aunque sean aprobados para su uso por la FDA, no todos serían candidatos para este pequeño marcapasos.

Aún así, son buenas noticias para miles de personas que necesitan someterse a una cirugía para mejorar su salud, pues un dispositivo así minimizaría los riesgos mortales y evitaría una larga recuperación.

temas