Murió el Nobel de Física y padrino del quark, Murray Gell-Mann

Su clasificación de las partículas subatómicas nos ayudó a encontrar algo de orden en el caótico universo.
Murray Gell-Mann circa 2014 (Foto: Minesh Bacrania para el Instituto Santa Fe)

El científico estadounidense Murray Gell-Mann, premio Nobel de física en 1969, falleció a los 89 años el 24 de mayo, en su residencia de Santa Fe, Nuevo México. Su muerte fue confirmada por el Instituto Santa Fe, del que fue cofundador, y por el Instituto de Tecnología de California (Caltech), en el que fue profesor durante varias décadas, sin que dieran a conocer la causa de la muerte.

Gell-Mann es conocido por su teoría de los quarks, elementos de la materia nuclear que forman los protones, neutrones y otras partículas, cuya existencia fue confirmada mediante la experimentación.

Ideó un método para clasificar las partículas subatómicas en grupos simples de ocho, con base en su carga eléctrica, espín y demás características. Nombró a su método “óctuplo” en honor al “Noble Camino Óctuple del budismo”.

Normac McCarthy, amigo de Gell-Mann y miembro del Instituto de Santa Fe dijo que “perder a Murray es como perder la Enciclopedia Británica. Sabía más cosas sobre más cosas que nadie que haya conocido”.

Aunque era más conocido por sus contribuciones a la física de partículas, por el que ganó el Premio Nobel de física de 1969, Gell-Mann quería entender la “cadena de relaciones” que conectaba las leyes universales de la física con sistemas complejos como las economías y las culturas humanas. Describió estos dos extremos de interés en su libro de 1994, donde dijo que el quark y el jaguar, eran como “dos aspectos de la naturaleza … por un lado, las leyes físicas subyacentes de la materia y el universo, y por el otro, el rico tejido del mundo que percibimos directamente y del que formamos parte”.

“Sería difícil exagerar el grado en el que Murray dominó la física teórica de partículas durante su época de mayor auge en las décadas de 1950 y 1960. Contribuyó con muchos conceptos profundos que impulsaron a la ciencia, muchos de los cuales siguen siendo tan relevantes hoy en día”, dijo John Preskill, profesor Richard P. Feynman de física teórica en Caltech.

En su trabajo, el científico describió las partículas como inmutables e intercambiables. Las “partículas elementales”, escribió, “no tienen individualidad”.

“Luchó con la forma de conectar su comprensión de estas partículas con su experiencia como persona individual, siempre sintiéndose impulsado a aprender más sobre culturas individuales, idiomas individuales y especies individuales en el mundo natural”, escribió sobre el científico el Instituto Santa Fe en un comunicado.