Uno de los muchos experimentos que se están llevando a cabo en la Estación Espacial Internacional (ISS por sus siglas en inglés) a resultado un éxito. 

La llegada de tres nuevos astronautas a la ISS ha aumentado las actividades al interior de la estación, probablemente a ello también ayude el que los astronautas por primera vez en la historia ya pueden tomar un rico café. Dentro de las muchas actividades que se están realizando en la ISS una destaca sobre las demás, el experimento que tenía como objetivo demostrar si se podía imprimir objetos en el espacio, debido a que a resultado exitoso en su primer intento.

Desde hace una semana, cuando Barry Wilmore, un astronauta de la NASA, instaló la primer impresora 3D que se lleva al espacio en la ISS estábamos al pendiente de saber que ocurriría con este importante experimento. Debido a que, si se lograba operar sin problemas a la impresora Zero-G Printer, fabricada por la compañía Made in Space, se comprobaría que era viable fabricar productos con tecnología 3D en condiciones de gravedad cero, permitiendo en un futuro a los astronautas auto-abastecerse y depender mucho menos de los envíos que les mandan desde la Tierra, pudiendo permanecer más tiempo en el espacio.

La impresora de la NASA
La impresora Zero-G Printer de la NASA

Hay que admitir que el movimiento de Qualcomm al presentar su propio smartwatch en el mismo evento en el que Samsung presentó su Galaxy Gear, es sumamente inteligente. En efecto, el Qualcomm Toq se presentó en la IFA 2013 de Berlín. En resumidas cuentas, este gadget no es realmente mejor que el de Samsung, pero tiene algunas particularidades interesantes.

Poco se puede decir del mercado de smartwatches en este momento. Tanto puede aclimatarse y expandirse infinitamente, como morir pronto y pasar sin pena ni gloria. Lo cierto es que aún hay mucho qué mejorar en este terreno, los dos productos recién presentados pueden ser considerados como una especie de prototipos. Lo más seguro es que se trate de intentos provisionales para probar el mercado y planear lo que se puede llevar a cabo en el futuro.

Qualcomm Toq 02

Por lo pronto, además del Galaxy Gear, tenemos Toq, el experimento de Qualcomm. La pantalla es más pequeña que el de Samsung (1.5 puladas frente a 1.63), así como también la resolución (298x192 frente a 320x320), y cuenta con un procesador ARM Cortex M3, a 200 Mhz (frente a los 800 Mhz del Galaxy Gear). Una ventaja notable del Toq, es que tiene una pantalla con tecnología "Mirasol", la misma que ha usado Qualcomm en lectores electrónicos para que las pantallas luzcan óptimas bajo la luz del sol.

El software, el hardware y su diseño tienen una vocación claramente minimalista. A diferencia del Gear, no tiene Wi-Fi (se conecta únicamente a un smartphone vía Bluetooth), tampoco cámara, bocinas, ni micrófono. De manera que Toq te permitirá mandar mensajes SMS, aceptar llamadas (aunque debes tomarlas desde tu teléfono), manejar tu calendario y escuchar música con sus audífonos inalámbricos. Enviar e-mails, navegar por internet y tomar fotos están fuera de sus capacidades.

Qualcomm Toq 03

La interfaz es muy intuitiva y fácil de manejar. Básicamente funciona con un formato de tarjetas simple. El Toq tiene que ser conectado a un teléfono con Android 4.0 para poder ser aprovechado al máximo. Es menos aparatoso que el smartwatch de Samsung y el diseño para la muñeca es más cómodo y dinámico. Probablemente la ventaja más notable es que la batería dura más del doble que la del Gear, el cual promete funcionar hasta por 25 horas sin que tengas que cargar la batería.

Al parecer sólo estará disponible en Estados Unidos y su precio no será muy distinto al del Galaxy Gear. El Toq no es mejor que el producto de Samsung en términos generales, tampoco es más barato ni tiene innovaciones extraordinarias. Es posible que el anuncio de Qualcomm y la distribución de este producto sea una suerte de prueba para que las compañías conozcan el potencial de la tecnología del Toq e inviertan en ella. Como dijimos, los relojes inteligentes aún está en sus primeros pasos, y su desarrollo dependerá de cómo responda el mercado y los usuarios ante este tipo de lanzamientos.

Finalmente, ayer por la tarde el mismo Wilmore puso en funcionamiento a la Zero-G Printer, logrando imprimir como primer objeto fabricado con ayuda de una impresora 3D en el espacio una placa de plástico con unas breves palabras: Made in Space NASA.

” Esta es la primera vez que hemos utilizado una impresora 3D en el espacio, y estamos aprendiendo, incluso desde las operaciones iniciales. Esta primera impresión 3D es el paso inicial hacia un sistema de fabricación bajo demanda fuera de la Tierra. A medida que imprimamos más unidades, podremos examinar si algunos de los efectos que estamos viendo son causados por la microgravedad o por la distribución del proceso de puesta a punto para la impresión. Cuando llevemos los objetos a la Tierra, haremos un análisis más detallado para averiguar cómo se comparan a las impresiones 3D en la superficie del planeta” ha dicho Niki Werkheiser, gerente del proyecto de la NASA.

A pesar de que Wilmore encendió la impresora, quienes estuvieron manejándola y tomando las decisiones referentes a la impresión fueron un equipo de control de la NASA desde la Tierra. Después del proceso de impresión, el astronauta quitó la bandeja de la impresora y la revisó. De acuerdo con el reporte de Wilmore la adherencia en la bandeja era más fuerte de lo previsto teóricamente, lo que podría significar que la capa de unión de las impresiones es diferente en condiciones de microgravedad, una cuestión que se planea investigará en próximas impresiones.

vía Makezine

fuente NASA

temas