Tres pacientes han sido sometidos con éxito a la operación. 

En enero fue presentado el avance realizado por ingenieros y doctores del MADiT de la UNAM, con el que ahora es posible emplear una nueva técnica basada en la impresión 3D para crear implantes craneales, agilizando este tipo de procedimientos médicos. Antes de eso la creación de un implante de titanio tomaba hasta 15 semanas, esto al trabajo artesanal que toma crear la base para los moldes que finalmente serán afianzados al cráneo del paciente.

Al momento del anuncio ya había sido confirmado que existían pacientes aptos para ser sometidos a este nuevo procedimiento, que tiene como fin proteger el cerebro tras el daño craneal. Ahora ya son tres personas las que han recibido uno de estos implantes, de acuerdo al Doctor en Ingeniería Mecánica, Leopoldo Ruiz Huerta, quien funge como el director del proyecto.

Los moldes son creados a la medida de cada caso: por medio de una tomografía de la lesión que determina cómo es que serán construidos, pasan a ser modelados minuciosamente, primero trazando el contorno de la geometría del implante, para después ser rellenados hasta obtener el volumen, la densidad y las curvaturas necesarias. Cada uno de los moldes es empaquetado en polimetilmetacrilato, material transparente que se emplea principalmente en procesos odontológicos.

Hasta este momento ninguna de las operaciones se ha enfrentado a infecciones que podrían ser provocadas por pequeñas burbujas de aire dentro de los implantes. Con esta técnica se ha minimizado también el uso de tornillos, costuras y pegamentos acrílicos para ajustar la pieza. Además de que los beneficios también son más amigables al bolsillo del paciente en comparación con las versiones de titanio.

fuente La Jornada

temas