Investigadores de la UNAM crean parche para regenerar la piel de los diabéticos en poco tiempo

Según los científicos, el parche es capaz de sanar una herida en la piel de un diabético en 21 días.
(Foto: UNAM)

La diabetes en México es un problema serio que afecta a una de cada 10 personas, y que al más mínimo rasguño, podría cambiarle la vida por completo. Ya que también, de cada 20 diabéticos una persona puede ser susceptible a sufrir una amputación. Sin embargo, para tratar de contrarrestar este tipo de casos, expertos del Instituto de Investigaciones en Materiales (IIM) de la Universidad Autónoma de México (UNAM) diseñaron un parche especial para reducir el tiempo de regeneración de la piel de las personas diabéticas.

También te recomendamos: 6 apps que pueden ayudarte a controlar la diabetes

Si bien cualquier persona es susceptible de sufrir una herida en la piel, la diabetes vuelve más complejas las cosas al provocar varios tipos de afecciones en la piel relacionadas con esta enfermedad crónica. Pero el parche creado por los investigadores de la UNAM, que fue presentado en la segunda edición del concurso Impulso a la Innovación en la UNAM, promete incluso evitar amputaciones cuando sea utilizado en una fase muy temprana de la lesión. En el caso de un diabético una herida puede tardar meses en sanar, pero de acuerdo con la investigadora posdoctoral del IIM, María Concepción Peña Juárez, con su parche lograron “que la regeneración sea en un plazo máximo de 21 días”, aseguró.

“Es un gran avance porque para los enfermos de diabetes una herida representa modificar su estilo de vida, además de impactar en su salud y condición psicológica”, agregó.

El parche está elaborado con nanofibras, compuestas por nano y micropartículas que portan bioactivos. Cuando es colocado sobre una lesión, el parche se disuelve liberando los activos impidiendo la proliferación de microorganismos e infecciones. Los investigadores esperan que muy pronto puedan contar con la patente para poder distribuir el parche a nivel nacional e internacional.

El proyecto fue realizado en el laboratorio Ricardo Vera Graziano, especializado en ingeniería de tejidos, y obtuvo  el primer lugar en la categoría Proyecto de investigación, en el área de Innovación tecnológica.