Todo lo que pensabas del tétanos hasta ahora está equivocado

El tétanos no sólo se transmite por cortarte con metales oxidados.
(Foto: Blake Lyons)

¿Eres de esas personas que temen cortarse con un metal oxidado por miedo al tétanos? En marzo de este año los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. publicó un estudio donde explica que el tétanos no se contrae a través de los metales oxidados. Así que puedes ir desterrando esas advertencias que te hacían tus padres desde niño.

Esto no significa que el tétanos no sea peligroso, de hecho el asunto es que el tétanos es producto de la bacteria Clostridium tetani, la cual se encuentra en la suciedad, el polvo y las heces fecales, en otras palabras, está en todas partes. De hecho, el tétanos puede ingresar a tu cuerpo a través de heridas punzantes, pero también a través de cortes superficiales, picaduras de insectos, procedimientos quirúrgicos y cualquier otra hendidura en tu piel. Puede provenir, por ejemplo, de pisar un clavo oxidado o de cuidar el suelo de tu jardín. Por eso resulta tan importante reforzarlo a través de las vacunas.

De acuerdo con la Secretaría de Salud y la Dirección General Adjunta de Sanidad Naval de México:

“El tétanos es completamente prevenible con una vacuna antitetánica activa, la cual se piensa que brinda protección por 10 años. La vacuna Td o Tdap se utiliza para mantener la inmunidad en aquellas personas de 11 años en adelante. La vacuna Tdap se debe aplicar una vez antes de la edad de 65 años, como un sustituto para la Td, para aquéllos que no han recibido la Tdap. Los refuerzos de Td se recomiendan cada 10 años comenzando a la edad de 19 años”.

Lo más terrible es que, en su forma de espora, la C. tetani puede permanecer inactiva en el suelo, pero puede seguir siendo infecciosa por más de 40 años. La infección comienza cuando las esporas penetran en el organismo a través de una lesión o una herida. Las esporas liberan bacterias activas que se diseminan y producen un tóxico llamado tetanospasmina, el cual bloquea las señales nerviosas de la médula espinal a los músculos, causando espasmos musculares intensos. Pueden ser tan fuertes que desgarran los músculos o causan fracturas de la columna.

Desde que se inventó la vacuna contra el tétanos la enfermedad desapareció rápidamente, sin embargo, las nuevas tendencias antivacunas han generado que aparezcan algunos casos aislados de la enfermedad. En 2018, en Tamaulipas, se registró el primer caso de tétanos en 16 años en el país en una niña de apenas 4 años que no había sido vacunada.