Aunque ya existen opciones vegetarianas para los amantes de las hamburguesas, el ingrediente principal todavía dista un poco del sabor de la carne. Sin embargo, la startup estadounidense Impossible Foods ya trabaja en desarrollar una hamburguesa vegana que imite a la perfección el sabor de la carne.

Destrás de esta joven empresa está Patrick O. Brown, médico y biólogo de la Universidad de Stanford, que junto a un equipo de cocineros, científicos, productores de alimentos e ingenieros, trabajan desarrollando alimentos vegetales con un asombroso parecido a los alimentos de origen animal.

Después de un par de años de investigación, lograron cocinar la primer hamburguesa que imita muy bien la imagen, textura, sabor e incluso características tan particulares como la sangre en una carne poco cocida. El secreto está en en un compuesto sintético que ellos han denominado como “sangre de planta”, un líquido rojo con un grosor y sabor parecido al de la sangre animal pero que en realidad es derivado de elementos que proceden de las plantas y que se puede encontrar en la raíz de muchas legumbres y plantas con fijación de nitrógeno.

impossibleburguer3
No es sangre, es “hemo” un grupo prostésico que forma parte de diversas proteínas como por ejemplo la hemoglobina y que se puede encontrar en determinadas plantas

Aunque este primer resultado es bastante satisfactorio, los científicos van a seguir trabajando para poder imitar el olor de la carne y encontrar la manera de hacer la producción más accesible a los bolsillos de los consumidores, ya que actualmente una hamburguesa de estas costaría alrededor de 20 dólares (sin papas ni bebida).

Impossible Foods nace con una filosofía muy clara, para ellos, el ganado es una “tecnología antigua” y desde su fundación en 2011 han trabajado en formas de diseñar alimentos como queso, carne de pollo e incluso huevos basados en elementos vegetales. Recientemente, la empresa levantó una ronda de inversión de 75 millones de dólares de parte de Google Ventures y Bill Gates, quienes comparten la idea de que los cultivos de ganados actuales son insostenibles y es bueno que se planteen alternativas para seguir consumiendo carne sin consumir tantos recursos y de forma más responsable.

vía The Wall Street Journal

fuente Impossible Foods

temas