Científicos japoneses estudian el comportamiento de los gatos domésticos, para saber si estos animales son capaces de reconocer voces.

Atsuko Saito y Kazutaka Shinozuka, dos investigadores de la Universidad de Tokio, realizaron un experimento que tiene como fin determinar la capacidad de reconocimiento de las voces por parte de los gatos. Los resultados acaban de publicarse en la revista Animal Cognition en un estudio titulado Reconocimiento de la voz de propietarios de gatos domésticos.

La investigación determinó que los felinos son capaces de reconocer la voz de sus dueños pero eligen, al contrario de los perros, si les hacen caso o no a partir de aspectos relacionados con su conveniencia.

De acuerdo con el estudio, que revisó el comportamiento de 20 gatos (19 domésticos y uno callejero) al escuchar diferentes voces de seres humanos, quienes no se encontraban en su rango de visión, los gatos sí fueron capaces de distinguir la voz de sus dueños diferenciándolas de la de desconocidos de la misma edad o sexo. Los investigadores japoneses analizaron las respuestas de los gatos a cada llamada mediante la medición de una serie de factores, como el oído, el movimiento de la cola y la cabeza, la dilatación de los ojos y los desplazamientos del grupo de animales.
 

CatDog
Al contrario de los perros, los gatos eligen si le hacen caso o no a sus dueños a partir de aspectos relacionados con su conveniencia.

A pesar de que los felinos reconocen la voz de sus dueños, cuando estos no están al alcance de su vista, los mininos sencillamente no le dan importancia a sus llamados a menos que busquen alimentarse o algún otro satisfactor. Según el informe de Saito y Shinozuka:

“Estos resultados indican que los gatos no responden activamente a la conducta comunicativa cuando se les llaman desde fuera de su rango de vista, a pesar de que son capaces de distinguir las voces de sus propietarios. Esta relación es claramente diferente entre el propietario de un gato, en contraste con el de un perro”

El estudio sugiere que la razón para la conducta insensible de los gatos podría deberse a que los felinos llevan menos tiempo siendo domesticados activamente que los canes: 9,500 años en el caso de los gatos, frente a los 19,000 de domesticación canina.

Análisis genéticos recientes han revelado que el ancestro común del gato doméstico moderno era el Felis silvestris, una especie de gato salvaje que entró en contacto con los humanos hace unos 9.000 años. Cuando las sociedades primitivas desarrollaron la agricultura, estos gatos se movilizaron para alimentarse de los roedores que fueron atraídos a las prehistóricas bodegas de grano. Por lo que, en palabras de los investigadores japoneses, los gatos se “domesticaron a sí mismos”. En este sentido el informe detalla:

“Históricamente, los gatos, a diferencia de los perros, no se han predispuesto a obedecer las órdenes de los humanos. Más bien, ellos han tomado la iniciativa en la interacción hombre-gato. Esto está en contraste con la historia de los perros y los seres humanos, donde el primero ha sido criado durante miles de años para responder a las órdenes y mandatos de los hombres. Los gatos, al parecer, nunca han necesitado aprender a obedecer.”

Pese a esta falta de respuesta comunicativa por parte de los gatos, los autores del estudio reconocen que los propietarios de estos animales están tan ligados emocionalmente a ellos como lo están los propietarios de perros.

vía The Independent

fuente Animal Cognition

temas