Un grupo de astrónomos de la Universidad de Wisconsin, comandados por el ingeniero David L. Kaplan, han localizado una estrella enana blanca con una constitución prácticamente igual a la de un diamante. 

Localizar un astro de este tipo es verdaderamente complejo, debido a que para detectarlos es necesario un radiotelescopio que permite analizar señales de los pulsos de ondas de radio. Este inusual cuerpo celeste tiene casi el mismo tamaño de la Tierra, una masa similar al Sol, y 11,000 millones de años de antigüedad.

De acuerdo con los investigadores, se trata de una estrella apagada que, al pasar a un estado frío cristalizó todo su carbono, convirtiéndolo en diamante. Los astrónomos la descubrieron gracias a los rastros del púlsar PSR J2222-0137, que la ubicó en la constelación de Acuario, a 900 años luz de nuestro planeta.

“Esta estrella es 100 veces más débil que cualquier otra enana blanca que orbita una estrella de neutrones y unas 10 veces más débil que cualquier otra enana blanca conocida, incluso con potentes telescopio que no detecta señales de radio es imposible verla”, afirmó Bart Dunlap, miembro del equipo de astrónomos.

Los astrónomos aseguran que es la enana blanca más fría conocida hasta ahora, lo que la convirtió en un gigantesco diamante en medio del espacio. Otras enanas blancas han sido identificadas en el pasado y aunque no son tan raras, su brillo es sumamente bajo y las hace muy difíciles de detectar.

vía ABC

fuente IOPscience

temas