El impacto humano en el cambio climático se remonta a principios del siglo XX

Según un estudio, el cambio climático causado por los seres humanos podría haber causado sequías desde 1900.
(Cortesía)

Un nuevo estudio afirma que los gases de efecto invernadero y las partículas atmosféricas generadas por los seres humanos estaban afectando el riesgo de sequía en todo el mundo desde principios del siglo XX

El estudio, publicado en la revista Nature, comparó los datos de humedad del suelo previstos y reales para buscar influencias humanas en los patrones globales de sequía en el siglo XX. Los modelos climáticos predijeron que una “huella digital” humana, un patrón global de secado y humectación regionales característicos de la respuesta climática a los gases de efecto invernadero, debería ser visible a principios de la década de 1900 y aumentar con el tiempo a medida que aumentan las emisiones. 

Mediante el uso de datos de observación, como la precipitación y los datos históricos reconstruidos a partir de anillos de árboles, los investigadores encontraron que los datos reales comenzaron a alinearse con la huella digital en la primera mitad del siglo XX. El equipo dijo que el estudio es el primero en proporcionar evidencia histórica que relaciona las emisiones generadas por el hombre y la sequía a escalas casi globales, lo que otorga credibilidad a los modelos prospectivos que predicen dicha conexión.

(Nature)

El indicador clave de sequía del estudio, realizado por la NASA y el Instituto Goddard, fue el índice de severidad de la sequía de Palmer o PDSI. El PDSI proporciona a los investigadores un promedio de humedad del suelo durante largos períodos de tiempo, lo que lo hace especialmente útil para investigaciones sobre el cambio climático en el pasado.

“Estábamos bastante sorprendidos de que pudieras ver esta huella humana, esta señal de cambio climático humano, surgir en la primera mitad del siglo XX”, dijo Ben Cook, quien fue co-líder del estudio con Kate Marvel.

La historia cambió brevemente entre 1950 y 1975, a medida que la atmósfera se volvió más fresca y más húmeda.