El calor más potente no se encuentra en el núcleo interno de la Tierra sino en los relámpagos

Un calor intenso por una fracción de segundos.
Calor y energía | Foto: Philippe Donn

Es bastante normal pensar que el núcleo interno de la Tierra es el lugar más caliente del planeta, sin embargo, esto no es real pues existe un fenómeno natural que es cinco veces más caliente que la superficie visible del Sol.

Afortunadamente dura apenas unos segundos, pero este fenómeno es bastante recurrente en casi todo el mundo, estamos hablando de los relámpagos.

Relámpagos

El rayo o relámpago es una descarga eléctrica causada por un desequilibrio en las cargas entre las nubes de tormenta y el suelo (piso de nubes) o dentro del propio cumulonimbus (nube de nubes). La mayor parte de los rayos ocurren en este último. Durante una tormenta, la colisión entre las partículas de hielo dentro de la nube crea una separación de cargas eléctricas. Estos se acumulan en ciertas regiones de la nube de tormenta, que parecen un montón: la mayoría de las veces, las cargas negativas permanecen en los puntos más bajos de las nubes de tormenta.

Como ya lo mencionamos, este fenómeno dura apenas una fracción de segundo, pero el aire que rodea a un relámpago se calienta hasta alcanzar aproximadamente 30.000 ºC, la temperatura más alta que puede existir en la Tierra, aparentemente.

Los relámpagos tienen una fuerza alucinante | Foto: Ayu Shakya

Otro de los lugares donde se podría buscar el calor más potente del planeta, se tendría que tomar en cuenta lugares en la superficie donde el calor sea muy intenso y de forma constante y rápidamente pensaremos en la emisión de calor volcánica.

El 28 de enero de 2015, “Geophysical Research Letters” publicó un artículo analizando los 95 volcanes más activos del planeta. Obtuvieron datos de lectores de flujo de calor a través de espectrorradiómetros en los satélites Terra y Aqua de la NASA entre 2000 y 2014. Durante este período, la energía de 9,8 x 10 de energía térmica que hizo erupción el volcán Kilauea en Hawái fue de 16 J, suficiente para alimentar la ciudad de Nueva York durante seis meses.

El calor y la energía que emite la Tierra y sus fenómenos naturales está donde muchos no lo imaginan o al menos donde uno, como persona no especializada, lo pensaría.

ANUNCIO