Científicos han demostrado que el calentamiento del Ártico se incrementa el doble de rápido en relación a cualquier otro sitio en la Tierra.

Según un informe de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inlés), una enorme capa de hielo ubicada en la isla noruega de Nordaustlandet, ha estado sufriendo una rápida pérdida de hielo. Esto ha sido detectado gracias a los satélites espaciales Sentinel-1A y CryoSat, cuyas imágenes que la capa de hielo ha disminuido poco más de 50 metros –aproximadamente una sexta parte de su espesor total– desde 2012.

El deshielo en el archipiélago de Svalbard, Noruega, ha aumentado considerablemente durante el transcurso de las dos últimas décadas, expandiéndose a más de 50 kilómetros hacia el interior y estando ahora a 10 kilómetros de la superficie. También el desprendimiento glaciar es 25 veces más rápido, desde 150 m a 3.8 kilómetros por hora –lo que aproximaría medio metro cada hora. El derretimiento de las capas de hielo y glaciares es uno de los principales responsables del aumento global del nivel del mar, y los científicos predicen que, con el derretimiento irremediable del hielo, es probable que continúe creciendo.

Deshielo-ártico
La temperatura en el Ártico y el derretimiento del hielo han incrementado considerablemente en las últimas décadas

Combinando diferentes observaciones realizadas por ocho misiones satelitales, un equipo de científicos del CPOM (Centre for Polar Observation and Modelling) de la Universidad de Leeds en Reino Unido, realizó un estudio que fue publicado en Geophysical Research Letters, en el cual mostraron diferentes resultados de modelos climáticos regionales, demostrando qué tan rápido están derritiéndose las capas de hielo y cuál será su futura consecuencia respecto al nivel del mar:

“Los nuevos satélites, como el Sentinel-1A y CryoSat, son esenciales en el monitoreo sistemático de las capas de hielo, ayudándonos a entender estos ambientes polares remotos”, dijo el Dr. Mal McMillan, autor líder del estudio.

Según la información dada a conocer por la ESA, hay evidencia de que la temperatura oceánica en la región ha aumentado en los últimos años, lo cual habría sido la causa inicial del adelgazamiento del casquete glaciar. Las observaciones satelitales serán clave en la tarea de monitorear los cambios climáticos en la región.

fuente ESA

temas